lunes, 19 de septiembre de 2016

Duro Entrenamiento (Relato Erotico XXX)

Me considero una persona muy deportista, pero hacia ya un tiempo que había dejado el deporte un poco apartado. Así que tras hablar con mi novio decidí apuntarme al gimnasio del barrio. Alberto, mi chico, no era muy deportista, aun así su físico era envidiable, comía lo que quería y aun así no engordaba, por este motivo el se negó a apuntarse conmigo. Teníamos un pequeño gimnasio en la urbanización, pero mi novio estaba de acuerdo conmigo en que era una porquería, pocas maquinas y muchos vecinos que finjian hacer deporte.

Esa misma mañana me pase por el gym para preguntar precio, ver las instalaciones y que me explicaran un poco como funcionaba todo. Ese día iba vestida de calle ya que no tenia pensado quedarme a entrenar. Nada mas llegar al mostrados una chica de mi edad me pregunto ¿si era nueva?. No me sorprendió ya me habían comentado que algunos gym son como una familia, todos se conocen, salen de fiesta, etc. La chica me dio un tríptico con todas las actividades, horarios, precios. Luego llamo a otra compañera para que la sustituyera y me acompaño para enseñarme todas las instalaciones.

El gimnasio a diferencia del de mi urbanización era muy grande, tenia muchas maquinas y distintas salas para las muchas actividades y clases que se impartían. La sala de spining estaba a reventar, la de pilates por el estilo, luego había otra sala donde se impartían. distintas clases de defensa. Otra sala para deportes con música como la zumba.
La chica para finalizar la visita me enseño los vestuarios y la sauna la dejo para el final, por desgracia no pude verla ya que solo era mixta ciertos días de la semana, el resto era solo para hombres o mujeres y que casualidad que hoy era el día para los hombres.
La deje caer que a mi no me hubiera importado entrar ese día… ella se rio con mi respuesta y me pregunto “¿si estaba soltera?” la dije que “si”, total que mas les daba saber mi vida. Por lo visto me lo pregunto por que en el gimnasio tenia una especie de club para singles. Esto también lo había visto en otros gimnasios, por una parte me alucinaba, la gente no iba a hacer deporte, iba a ligar… pero bueno en el fondo era normal. Yo misma me había fijado en los chicos mientras mi guiá me enseñaba el gym.

Tras el tour volvimos a recepción, firme el contrato por un año, era el mas barato y sinceramente a mi no me resultaba caro aunque decidiera no volver al mes. Ella me dio una tarjeta de acceso, la llave de una taquilla, una toalla, unas chanclas y una bolsa de deporte con una camiseta del gym. Publicidad a saco para ellos, pero bueno, esto también es normal en estas sectas.

Me despedí de la chica y volví a casa. Le conté a mi chico que ya me había apuntado al gimnasio. No le dio mucha importancia, creo que en el fondo pensaba que no duraría mas de 1 semana. Pero en esta ocasión se confundía, o eso esperaba yo.

Al día siguiente, prepare mi bolsa de deportes con ropa para cambiarme. Iba a ir vestida con las mayas, el sujetador deportivo y el top. Y la ropa limpia en la bolsa. Ya que como el gimnasio estaba relativamente cerca, pensaba ir andando y así calentaba. 



Llegue a recepción, la chica del día anterior me saludo efusivamente cuando me vio. Se llamaba Lara.

Lara: Hola muy buenas….. Silvia ¿no?

Silvia: SI.


Lara: Bueno, si necesitas algo no dudes en venir y preguntarme.


Silvia: Ok muchas gracias.

Pase el torno de entrada y fue a los vestuarios para dejar mis cosas en la taquilla. El vestuario masculino estaba al lado. Cuando fui a acceder al nuestro varios chicos se quedaron mirándome. Yo pase sin mas al vestuario femenino y deje las cosas. Cogí una toalla, agua y salí a la zona de maquinas.

Cuando llegue, me sentí un poco abrumada, tantas maquinas, tanta gente. No sabia por donde empezar. Me decidí por hacer cardiovasculares. Cinta para ser mas exactos.

Según me subí a uno de los aparatos, pude ver en el gran espejo que tenia en frente como varios tíos se arremolinaban en las distintas maquinas que tenia a mi espalda. Estaban mirándome. el culo. Tendría que acostumbrarme a esto, no por que no hubiera otras chicas guapas en el gym, sino por que yo era la nueva. Al resto las tenían muy vistas.
Yo continué a lo mio. 



Tras unos cuantos kilómetros en la cinta, decidí cambiar de maquina y hacer bici. Al girarme vi a uno de los chicos acercarse a mi.

Joven: Buenas… ¿Que tal?

Silvia: bufff…. Bien

Joven: ¿Eres nueva?

Silvia: SI….

Yo me mostré pasota ante la conversación. Me monte en la bici puse un programa y comencé el ejercicio.

Joven: Bueno… si necesitas algo….

Silvia: ok, gracias.

El chico se alejo, pude escuchar la risa de alguno de sus amigos ante mi comportamiento.

Estuve otra media hora dándole a la bici. La verdad es que no tenia agujetas ni dolores, estaba acostumbrada aun a mas ejercicio. Ese día no me atreví a entrar en ninguna clase, ya que era el primer día. Y las pesas…. Pffff otro mundo. Aquella zona estaba llena de tíos musculados y sudorosos, ademas no sabia muy bien que ejercicios hacer.

La gente que me conoce sabe que no me ponen los tíos súper musculados. No opino lo mismo de los fibrados metrosexuales… esos si me ponen mucho.

Me dirigía a los vestuarios para pegarme una ducha cuando me dio un tirón en una pierna. Me senté rápidamente en un banco y una voz me pregunto desde atrás.


Desconocido: ¿Te encuentras bien?¿un tirón verdad?

Me gire para ver quien me estaba hablando, era un chico de unos 30 años, sin camiseta, sudoroso… pero muy atractivo, muchísimo. Era alto, como poco 1,80, se le veía fuerte sin resultar exagerado, fibradete, sin vello corporal, muy guapo, un poco de barba arreglada, con tattoos.



Silvia: Si…

Desconocido: Dejame ayudarte.

El chico me hizo estirarme sobre el banco, colocándome a cuatro patas y estirando la pierna del tirón.




Desconocido: Hay que calentar antes… Por cierto mi nombre es León.

Silvia: si error mio…. Yo me llamo Silvia.

León.: Encantado guapa… no te había visto nunca por aquí.

Silvia: Es mi primer día.

El chico masajeaba mi pierna con delicadeza pero con firmeza, mientras continuaba hablando conmigo.


León.: Bueno, pues ya sabes… hay que calentar

Silvia: Ya, jejeje no te preocupes… lo recordare… (y su nombre también).

León.: Por cierto si necesitas ayuda….

Le corte antes de que pudiera terminar la frase.

Silvia: ya, ya, si necesito ayuda no dudare en decírtelo, a me lo han dicho unos cuantos, que simpáticos… ajjajajajaja

León.: Jajajajjajajaja…. (miro al grupo de tíos)… eres nueva, entiéndelos, en mi caso soy entrenador así que, si necesitas algo dímelo a mi, jejejejeje

Silvia: A eso es distinto...¿trabajas aquí?

León.: Si, doy clases y entreno a gente.

Silvia: Ok, … ya estoy mejor, muchas gracias.

León.: No hay de que guapa… bueno… nos veremos por aquí.

Silvia: dalo por hecho…. Bueno… me voy a duchar. Adiós… y encantada.

León.: Igualmente preciosa… adiós.

Me aleje de el como una colegiala, no podía dejar de mirarle, el también me miraba sonriéndome. Continué andando y antes de llegar al vestuario volví a echar la vista atrás y le pille mirándome. el culo, justo como esperaba. Eso me alago.

Entre en el vestuario cogí la toalla me desnude tapándome con ella, cogí el gel y el champo y fui a la ducha, una vez en ella me puse a pensar en lo que acababa de pasar. No me había apuntado al gimnasio para ligar ni nada por el estilo, pero bueno, era algo que podía ocurrir… mi novio me lo había avisado.
Salí de la ducha, me seque rápidamente el pelo y me puse mi ropa limpia, unos shorts y una camiseta larga.
Al salir del vestuario busque a León., lo hice involuntariamente. No lo vi, aun así unos cuantos chicos que seguían por allí se quedaron mirándome. Pase por recepción y la chica que me había atendido antes me paro.

Lara: ¿Que tal el primer día?¿te han molestado mucho los moscones? Jejejej

Silvia: Bueno no mucho, jejeje.

Lara: ¿y León.?

Silvia: jajajaja tampoco

Lara: Cuidado con el… chica con la que habla chica que ….. ya sabes….

Silvia: No, no se … ¿Que se tira?

Lara: Exacto… jejejeje es un ligon.

Silvia: Bueno… viene bien saberlo, por si me apetece jejejeje

Lara:jajajajajaa


Silvia: Bueno, me voy, hasta mañana

Iba a salir cuando recordé algo.

Silvia: Oye, perdona…

Lara: Dime

Silvia: ¿Tenéis monitores o entrenadores…?

Lara: Si, claro, León. es uno de ellos aunque creo que no tiene plazas libres… te puedo poner con otro.

Silvia: ….. bueno….

No lo había hecho por eso, pero ahora que sabia que existía la posibilidad de que León. fuera mi entrenador prefería que fuera el.

Lara: jajajaja pillina…. Prefieres que sea el ¿eh?

Me puse colorada.

Silvia: No...no… bueno… jeje prefiero que sea el pero… si no hay otra opción….

Lara: Si te puedes esperar un par de días, miro a ver si tiene algún hueco… ¿ok?

Silvia: Muchas gracias Lara… bueno… hasta mañana.

Salí del gimnasio y me fui a casa. Estaba reventada. Una vez en casa salude a mi novio, me tenia preparada la cena.

Alberto: ¿Que tal?

Silvia: Cansadisima

Alberto: Ya me imagino… el gimnasio al que vas ¿es el sports now?

Silvia: Si…

Alberto: Allí curraba un amigo mio…

Silvia: Joder me lo podías haber dicho antes ¿no?

Alberto: Yo que se, se me piro.

Silvia: ¿de que curra?


Alberto: No lo se, no se ni si sigue… ¿puedo llamarle?

Silvia: Como quieras aunque ya he pagado… así que.

Alberto: hace un huevo que no hablo con el pero somos íntimos jejejeje le llamare para tomar algo un día y se lo comento… se llama Saul.

Silvia: Ok, y si puede que me haga descuento jeje.

No tardamos mucho en irnos a la cama, estaba un poco cachonda pero estaba reventada así que me dormí rápidamente. Al día siguiente al llegar al gimnasio Lara me volvió a parar en la entrada.

Lara: Silvia he hablado con León. y creo que iba a hablar contigo luego, te lo digo por si le ves recuérdaselo.

Silvia: Ok, muchas gracias guapa.

Entre y volví a dejar las cosas en el vestuario. Al salir, como el día anterior, los chicos se quedaron mirándome. Revise la sala buscando a León. y lo encontré. Estaba junto a las maquinas de musculatura. Me dirigí hacia el, aunque no tenia pensado decirle nada. Simplemente pase por delante suyo como si no le hubiera visto y me puse a mirar las maquinas completamente perdida, sin saber por donde empezar.
Esto causo el efecto deseado.

León.: A ti te estaba buscando….

Silvia: Anda… hola León.…

León.: Ayer me comento Lara que querías un profesor particular… ¿Es así?

Silvia: Si…

León.: También me comento que preferías que fuera yo…



Me puse colorada.

Silvia: No, bueno, me da igual…..

El levanto la ceja.

Silvia: Bueno si, por que mentir prefiero que seas tu jejeje

Mientras nos reíamos mi mano se apoyo en su brazo musculado.

León.: ¿Por alguna causa en particular?

Silvia: Bueno, …. es evidente (le mire de arriba a abajo y le sonreí) y encima fuiste el primero en ayudarme ayer…

León.: mmm interesante jeje. Bueno, no tengo plazas libres pero, se lo he comentado a uno de los clientes y como ahora viene menos le he cambiado con un compañero mio, para poder estar contigo ¿Que te parece?

Silvia: ¿Para poder estar conmigo eh? Jejeje mmm suena muy bien

León.: jajaja si que suena bien si, bueno (susurro) si te soy sincero te cambiaría por cualquiera de mis clientes…

Me los estaba tirando a saco.


Silvia: jejeje

León.: Bueno y dime, ¿tienes algo pensado?

Silvia: Tomarnos una copa, ir al cine y luego ya se vera…

León.: jajajajaja ok, y de ejercicios.

Silvia: jejejeje ( lo dije aposta y el lo pillo) bueno no se, no creo que este mal ¿no?

Di una vuelta dejando que me viera.

León.: No, te aseguro que no es que no estés mal, es que estas muyyyyyyy bien.


Silvia: jejeje, por eso, algo de mantenimiento… no quiero muscularme ni fibrarme, pero algo de pesas, cardio, y alguna clase, me gusta el yoga y esas cosas.


León.: Ok, bueno, pues te voy a hacer un par de tablas, en cardio no necesitas ayuda pero en estas maquinas pesas, o estiramientos, estaré contigo, no quiero que te hagas daño…. Hoy vamos a empezar por estirar bien.

Cogió una colchoneta y la estiro en el suelo.


León.: Ven…

Me llevo a la colchoneta y me coloco a cuatro patas, una de sus manos se apoyo sobre mi columna casi a la altura de mi culo mientras la otra estiraba mis piernas.



León.: Bueno ¿y tu novio no viene al gimnasio?

Silvia: No tengo… jeje

León.: Ammm ¿una chica tan guapa sin novio?

Silvia: ¿es obligatorio?

León.: no pero… ya sabes.

Silvia: No, no se, si me apetece algo lo hago, no hace falta tener novio para follar ¿o si?

León.: No, no jejeje


Silvia: ¿y tu novia?


León.: jajajaja


Silvia: Claro, el profe no necesita novias…. Se tira a todas las alumnas que quiere… no me extraña que estés tan cotizado… jejejeje

León.: No es así… bueno… no es así del todo jejeje… alguna cae… ponte boca arriba y sube la cadera.

Me di la vuelta sensualmente y comencé a hacer lo que me indicaba subiendo y bajando la cadera.



Silvia: ¿alguna cae? ¿Y esperas que yo….?


León.: No, no….


Silvia: ¿a no? ¿por que?…. ¿no soy lo suficientemente buena para ti?

León.: Buffff…. Si que lo eres, pero quería decir que no …. que cojones si, jjejeje estas muy buena.

Silvia: jajajajaj intentaba ponerte nervioso.


León.: Joder pues lo estas consiguiendo

No hacia falta que lo dijera, sus pantalones de deporte estaban muy apretados, aunque no creía que lo que notaba en el pantalon pudiera ser real. Era demasiado grande.


León.: Vamos a coger unas pesas, ligeritas.

Fuimos hasta un banco y me tumbo en el, el resto de clientes y clientas prestaban mas atención a lo que hacíamos León. y yo que a sus ejercicios.
Puso dos pesas pequeñas y se coloco sobre mi cabeza.
Su paquete era colosal desde esta posición, ya no me cabía duda de que era gigantesca.




Silvia: ¿no eres español no?


León.: No, ¿como te has dado cuenta?

Le indique con la mirada que se fijara en su propio paquete.

León.: jajajajajajajajajajja joder…. Lo siento…

Echo la cadera un poco para atrás. Y disimuladamente intento colocarse la polla hacia abajo por la pernera del pantalon.

León.: Tengo sangre cubana… mi madre es española… ¿tanto se nota?

Silvia: Desde esta posición si jejejeje.

En ese momento se acerco un chaval a hablar con León.


León.: Deja esto y sigue con los estiramientos en la colchoneta.

Me levante del banco y volví a la colchoneta mientras el hablaba con el que suponía era otro de sus clientes.
Por suerte como he comentado en alguna ocasión, de pequeña era deportista y si había algo que le encantara a mi novio era lo flexible que soy. Así que cuando me cerciore que aun hablando con el otro chico León. continuaba mirándome. Empece con mis propios estiramientos.



De pie encima de la colchoneta, abrí las piernas y baje lentamente, doblando mi columna hasta que mi cabeza estaba entre mis propias piernas. Mi culo quedo completamente en pompa ante la atenta mirada de León. y del otro chico.

Yo continué con mi ejercicio. De repente una mano se apoyo en mi cadera.


León.: Joder Silvia…. Menuda flexibilidad tienes.

Silvia: Si, jejeje…. Pues esto no es nada…


León.: Te iba a comentar una cosa… por si estas interesada…


Silvia: Dime

Me iba a invitar a salir a tomar algo.

León.: Pues era para que supieras que también estoy aquí por las tardes. Lo digo por que a ultima hora esto esta menos concurrido…

Vaya me había equivocado, no me había invitado a salir, aunque lo que me proponía también era interesante ¿quería que tubieramos mas intimidad?.


Silvia: Es bueno saberlo, yo no tengo problemas de horario, puedo venir a la hora que quieras…


León.: Disponibilidad total…


Silvia: Bueno con tu permiso, voy a ir a clases de Zumba, que me ha comentado Lara que empiezan ahora.


León.: Si, en 5 minutos, mira es aquella puerta de alli, la de la cristalera en verde.

Silvia: Ok, gracias guapo.

Me ayudo a incorporarme de la colchoneta. Yo me apoye en su pecho para colocarme una de las deportivas.


Silvia: mmm estas duro …


León.: no lo sabes tu bien…. Ajajaja (repitió mi frase)


Silvia: Puede que algún día lo sepa.

Le guiñe un ojo y le deje con la palabra en la boca y con el calenton en el cuerpo.

Entre a la clase de Zumba, seriamos aproximadamente unas 20 personas, la mayoría mujeres. La clase era bastante amena y en contra de lo que pensaba, un ritmo fuerte, no era precisamente para principiantes. En uno de los descansos que nos dio la profesora, me fije que León. miraba desde la cristalera, no tenia por que ser precisamente a mi, ya que había varias chicas monas y apretadas en la clase, pero cuando vio que le miraba me saludo con la mano y me guiño el ojo.



La clase termino, todos abandonamos el aula, algunos volvieron a las maquinas aunque la mayoría nos fuimos directamente al vestuario. Cuando estaba a punto de entrar, vi a León. apoyado en el marco de la puerta. Aplaudió al verme.


León.: muy buena clase, como te mueves.


Silvia: Me encanta bailar y moverme (volví a guiarle un ojo)

León.: Como todo lo hagas igual…. Bufff

Silvia: Algunas cosas las hago mucho mejor.

León.: Joder…. Bueno entonces ¿mañana vienes por la mañana o por la tarde?

Silvia: ¿Cuando prefieres?

León.: Por la tarde, ademas mañana no suele venir nadie.

Silvia: Eso era antes de que me apuntara al gimnasio yo.


León.: Es probable… a demás se me olvidaba por la mañana libro.

Silvia: jejeje bueno, pues por la tarde, voy a ducharme estoy chorreando….. de sudor… jejeje


León.: Ok guapa, bueno hasta mañana… a y toma por si necesitas llamarme.

Estiro un papel, tenia su teléfono apuntado.

Silvia: Gracias.

Entre en el vestuario riéndome. Al entrar una de las chicas se acerco a mi, se llamaba Vanesa.


Vanesa: jajaja lo tienes loquito.

Silvia: Puede jeje

Vanesa: uffff… esta buenísimo… ¿vas a llamarle?

Silvia: No lo se quizá… lo mismo me hago de rogar, no hay que ser tan facilona.

Vanesa: En eso tienes razón, la mayoría de las chicas del gym, han ido detrás de el y se las ha tirado el primer día… y luego no las ha vuelto a llamar.

Silvia: Que sea el el que me busque a mi.

Vanesa: jajajjajaja

Me duche y me vestí. Salí del gimnasio con mi trofeo en el bolsillo de la sudadera.

Llegue a casa y dude si llamar a León., tras darle muchas vueltas preferí no hacerlo. Tenia ganas de ir por la mañana al gimnasio, pero si era verdad que había menos gente por la tarde estaría mas cómoda. Mi novio volvió a preguntarme.
Me comento que había hablado con su amigo Saul.

Alberto: Es entrenador en el gimnasio… pero me ha comentado que no tiene plazas libres.


Silvia: Eso me ha comentado la de recepción que están muy saturados, pero bueno ya no hace falta.


Alberto: ¿Ya se ha prestado alguno?

Silvia: Si jejejeje… ya sabes lo que pasa cuando me ven….

Alberto: jajajjaa bueno de todas formas he quedado con Saul, para tomarme algo esta semana, y si puedo le digo lo de el descuento.

Cenamos, y esa noche si que echamos un polvazo. Aun estando cansada estaba aun mas cachonda. Mi novio sabia a la perfección que estaba así motivada por algo que me había pasado en el gym. Pero a estas alturas de la relación el ya no me metía presión preguntándome cosas, prefería que fuera yo la que se las contara cuando yo decidiera.


Por la mañana aunque os pueda resultar raro, me vestí y salí a correr. Necesitaba quemar energía. Como de costumbre salí a un parque que había en nuestra zona. Cuando llevaba una hora corriendo, pare para hacer mis estiramientos. Mientras los hacia en el césped me fije en alguien que me resulto familiar. Se estaba despidiendo de una chica, mientras me miraba.



Era León. Se acerco hacia mi.


León.: ¿Que haces aquí?

Silvia: ¿Pues no lo ves?

León.: Joder pues si que te gusta el deporte.

Yo continuaba con mis ejercicios bastante sugerentes.



Silvia: Si… bueno… ¿y tu? Esa es ¿tu novia?


León.: jajajaja ya te he dicho que no tengo novia… estas celosa…

Silvia: Un poco… jeje



León.: Es una clienta, me paga por clases particulares.


Silvia: ¿y te paga bien?…. Mmm ¿solo deporte?

León.: jajajaja ¿pero que piensas? Yo no cobro por esas cosas las hago por placer.


Silvia: No te ofendas si lo hicieras te pediría precios…. Para mi… jejejejeje

Cambie de ejercicio, en esta ocasión podía ver mis pechos mientras estiraba.



León.: jajajajaj a ti jamas podría cobrarte por eso…. Podrías cobrarme hasta tu a mi.

Silvia: ¿Me estas llamando puta?

León.: No jamas.

Silvia: No pasa nada jajajjaja.



León.: Bueno, tengo que volver… entonces ¿nos vemos esta tarde…?

Me estire y le mire por encima del hombro.



Silvia: Claro que si guapo.

León.: ¿Puedo decirte una cosa?

Silvia: Dime

León.: Tienes un culazo….

Le sonreí y mi mano bajo un poco la goma de los leggins.



Silvia: ¿Si?….¿tu crees?… jejejeje

León.: joder…. Mejor me voy….

Su patalon volvía a reventar las costuras. Se alejo de mi casi tropezando con el banco. Verle así me producía bastante gracias. Lo ponía nervioso. Al estar tan bueno probablemente estaba acostumbrado a ser el el que ponía nerviosa a las mujeres. Por lo que me habían contado le gustaba utilizarlas hasta que ya no le parecían interesantes. A mi que me utilizara sexualmente no era algo que me preocupara pero no iba a dejar que se riera de mi, en todo caso me reiría yo de el.

Volví a casa y me pegue una buena ducha, comí y me eche una siesta. Cuando me desperté eran las 6 de la tarde. Me puse mi ropa deportiva aunque en esta ocasión cambien la parte de arriba por un sujetador deportivo unicamente. A Alberto le volvía loco cuando salia a correr así vestida, el decía que parecía que iba en sujetador.



Cuando llegue al gimnasio, no había nadie en recepción. Fiche para entrar y me encamine hacia los vestuario. El gimnasio estaba casi desierto. Algunas chicas en las clases, y dos o tres en la zona de cardiovasculares.

Al salir no vi a León. por ningún lado. Así que tras estirar durante unos minutos me fui a cardiovasculares y me subí a una maquina. No puse un nivel alto ya que no quería terminar matada. Me puse los cascos y me puse a hacer ejercicios completamente en mi mundo.



Había perdido la noción del tiempo que llevaba en la maquina cuando note esa sensación de que alguien te esta observando, levante la mirada y vi reflejado a León. en el espejo. El me sonrió y desvió su mirada hacia mi culo. Estiro su mano y le dio unos golpecitos.



León.: Firme y suave.

Silvia: Oye… descarado…. ¿te gusta? Jejejejejeje

León.: si, estas muy bien tonificada.

Silvia: Jaja ¿eso que significa profesor?

León.: Que estas muy buena… bueno ¿vamos a hacer deporte de verdad o vas a seguir con las maquinitas para marujas?

Silvia: jajajaja vamos.

Volvimos a la zona de maquinas. La primera el banco con la pesa, repetí la serie que me había dicho el día anterior. Después me paso a una maquina en la que tenia que cerrar dos pesas casi en mi cara, quedando mis pechos completamente apretados. Mientras hacia este ejercicio el no quitaba ojo a mis tetas.



Silvia: ¿Así lo hago bien?

León.: Perfectamente….

Seria aproximadamente las 20:00 y os juro que no vi a nadie mas y si había alguien estaría en otra sala o en la sauna.
Terminamos este ejerció y yo tenia los pechos empapados en sudor. Así que cogí una toalla y me seque ante su atenta mirada. Lo que el no esperaba era que me sacara los pechos y me los secara por completo. El flipo, yo me hice la sorprendida. Solo llevaba el sujetador deportivo así que lo vio todo.



Silvia: ¿que pasa?¿te sorprenden unos pechos?

León.: No, aunque los tuyos son preciosos.

León. me dios dos pequeñas mancuernas y me dijo la serie y los ejercicios que tenia que hacer con ellas. Uno de ellos consistía en bajar con ellas casi apoyándolas en el suelo y volver a la posición inicial, decía que ese ejercicio era bueno para el culo, espalda, brazos, piernas.

Baje una vez y subí mal a posta, el me repitió como hacerlo, pero volví a hacerlo mal. Entonces se coloco a mi espalda pegando su cuerpo al mio, en esta ocasión me acompaño en el ejercicio para que no subiera mal. Al hacerlo su polla y mi culo se encontraron por primera vez.




Silvia: Ehhhhh…. ¿llevas un arma encima?

León.: jajajjajajajajajajaj

León. puso sus manos en mi tripa y volvió a bajar conmigo, en esta ocasión al subir, sus manos terminaron sobre mi pubis.



Silvia: ¿volvemos a bajar o estas así bien?… jejejej

León.: no me había dado cuenta jejeje lo siento

Silvia: no si no es molestia… jejejee

León. me quito las pesas y las apoyo en su sitio.

León.: Sígueme.

Le seguí por el gimnasio, llegamos hasta una sala, era la de artes marciales. Cuando entramos la luz estaba apagada, no había nadie, solo colchonetas por el suelo.

Silvia: ¿Para que me traes aquí?… eh golfo

León.: Mal pensada… estirate, con el ejercicio que has hecho puedes lesionarte si no estiras después bien.

Silvia: ammmm ¿y para eso hace falta traerme a una sala oscura y solitaria? Jajajajaja

Me estire en las colchonetas, el se puso de rodillas entre mis piernas, cogió una de ellas y la estiro hacia el techo. Volvió a repetir el movimiento con la otra pero al hacerlo pego su paquete contra mi coño. Apretándolo.



Silvia: ahhhhhhhhh….. mmm…

León.: ¿te duele?

Silvia: Si, pero no por tu culpa jejeje es el musculo.


León.: Girate.

Volví a ponerme a cuatro patas, el paso una de sus manos por mi musculo ciatico, bajando por la espalda, hasta llegar a mi culo, allí paro, abrió su mano de par en par, pasando su dedo gordo por encima de mi vagina. 



Le mire intentando aparentar enfado.


León.: Calla y mira…

De repente apretó su mano, y aun sin tener un dolor real, apretó de tal manera que toda mi espalda se relajo produciéndome una sesacion de relax y placer instantáneo.

Silvia: Joder ….ahhhh…..


León.: No te vayas a correr…. Por lo menos así…

Silvia: jaja calla tonto… que gustito.

Me di la vuelta y me levante lentamente. Me acerque a el y puse una mano sobre sus abdominales, acerque mi boca a la suya sin llegar a besarle.


Silvia: Eres demasiado lanzado ¿no?….

No me dijo nada. Así que lentamente baje mi mano por sus abdominales, llegue al elástico del pantalon y salte el obstáculo, hasta que mi mano comenzó a tocar su gran polla desde su base, hasta que pare a mitad de camino.



Silvia: No puede ser real…. Es gigantesca…

León.: ¿no te lo crees?

Sin decir nada mas, cogió sus pantalones y se los bajo hasta las rodillas. Era real y muy real. No se medir el tamaño, pero era gigantesca y eso que no estaba tiesa. Encima su color moreno me puso aun mas cachonda. Parecía suave y dura aun estando flacida, limpia y sin pelos.



Silvia: Joder…. Menudo trasto… ¿y la sabes usar?…

León.: ¿si quieres te lo demuestro?


Silvia: Venga guardatela a ver si va a venir alguien.

León. se guardo el rabo de nuevo en los pantalones. Me agarro de la mano y tiro de mi fuera de la clase, luego se metió por un pasillo y llego hasta una puerta que ponía “solo personal”. Era el vestuario para profesores. Había una mesa con sillas para comer, y luego dos puertas diferenciadas para hombres y mujeres. El tiro de mi directamente hacia la puerta de hombres.


Silvia: ¿Pero donde me llevas?

León.: Vamos a ducharnos…

Yo me reí y deje que continuara llevándome donde quería. Entramos en unas amplias duchas que no tenían nada que ver con la de los clientes. Pasamos a una de ellas, con un gran cambiador para dejar la ropa seca. Cerro la puerta y echo el pestillo por dentro.

León: Venga… a que espera…

El solo tuvo que bajarse los pantalones ya que iba sin camiseta. En esta ocasión me di cuenta de que no llevaba calzoncillos, tampoco me extraño ya que con el tamaño de polla que tenia en reposo cualquier calzoncillo debía resultarle incomodo.



Lentamente fui desnudándome entre risas, el no apartaba la mirada de mi cuerpo. Cuando mis tetas quedaron al aire, contonee sensualmente mi cuerpo durante unos segundos. El estiro su mano para agarrarme las tetas pero yo le pare. Me quite el resto de la ropa tirándola contra el banco.

Tengo que reconocer que en aquel momento me costaba mas a mi que a el no abalanzarme contra su polla. Pero tenia que hacerlo. Así que esquivándole me metí en la ducha y encendí el agua. El se quedo estupefacto por mi reacción, pero sonrió con malicia y vino detrás mio a la ducha. Yo pasaba de el y me dedicaba a ducharme sin mas, el a mi espalda no dejaba de tocar mi culo tanto con sus manos como son su polla. Yo me rozaba aun mas mientras me enjabonaba.

Por primera vez en mucho tiempo un tío se parecía mas de lo que pensaba a mi novio. Era chulo, ligon, guaperas, probablemente pasarían 7 tías distintas a la semana por su cama. Si no fuera por la polla… me refiero al tamaño, que no tenia nada que ver con la de mi novio, mas quisiera el jeje. Por lo demás el carácter era muy parecido y esto me ponía aun mas.

Cuando me había duchado salí del plato de ducha, León de nuevo se quedo atónito, se pensaba que yo había ido solo a ducharme y eso a parte de ponerle cachondo le estaba sacando de sus casillas. Salio de la ducha sin cerrar el agua y se acerco a mi mientras me secaba.

Yo le mire le empuje violentamente contra el banco. Me arrodille delante de su rabo.


Silvia: ¿Que te pensabas tonto?

La agarre con dos manos y como si fuera una serpiente, desencaje todo lo que pude mi boca para poder metermela, León debería haber dado las gracias a que tuviera tanta experiencia con pollas gigantescas, probablemente la mayor parte de las chicas con las que estaba no sabían como hacerle una mamada a una polla de ese calibre.

León se agarro al banco con fuerza, esto me confirmo que hacia tiempo que no estaba con una tía capaz de hacer una mamada a ese trasto, es mas, supongo que seria de las pocas que no se iban espantadas al ver ese tamaño.



Se la comí mirándole a los ojos, hasta el final. El final fue recibir un litro de lefa en mi boca. Me levante y la escupí en la ducha que aun continuaba abierta, cosa que me vino bien para enjuagar y lavar mi boca y labios.



Cuando me gire León se disponía a agarrarme, supongo que para follarme, aun estando morcillona si me hubiera metido eso, me habría hecho morir del placer. Pero le pare los pies.

Silvia: ¿que haces?

Comencé a vestirme.


León: Vamos a rematar…


Silvia: jajajaja… Esto a sido un regalo.

León: ¿no jodas tía?

Silvia: no jodo no jejejeje.

León fue corriendo a su bolsa, saco un boli y apunto algo en un papel para dármelo. Yo ya estaba vestida con mi ropa sucia.


Silvia: ¿que es esto?


León: Mi dirección… para que te pases luego…

Silvia: No lo voy a hacer.

León: Bueno piensatelo preciosa.

Silvia: ¿Que pasa?¿mi mamada te a enamorado?


León: La verdad es que si, a sido alucinante no me la había chupado así una tía nunca.

Silvia: Con lo que tienes en las piernas lo comprendo, pero yo no soy cualquiera.

León: ya lo veo ya, por eso, vente a mi casa.

Silvia: No

El ya se había puesto la ropa, le di un beso y salí del cuarto de profesores. 

-------------------------------------------------------

Ande por el gimnasio con paso firme y seguro, en uno de los muchos espejos me fije en la sonrisa inconsciente que llevaba dibujada en mi cara. Estaba feliz y orgullosa, feliz por lo que acababa de hacer, me apetecía chupársela, y orgullosa por no darle todo lo que el quería.

Salí del gym sin cruzarme con nadie, el camino de regreso a casa se me hizo mas corto de lo habitual, una vez en el ascensor de mi urbanización me percate del regusto que tenia a lefa, volví a sonreír.

Entre en casa y salude a mi novio con un simple hola, me encamine al cuarto de baño y me lave la boca con el cepillo y pasta de dientes, tendría que dejar otro cepillo en la taquilla del gimnasio por si volvía a chupársela a alguien… Salí y volví a saludar a mi novio, esta vez con un besazo.
El se percato de que estaba mas contenta de lo habitual, pero no me pregunto el motivo.

Durante la cena no deje de darle vueltas a la invitación de León. Tampoco quería tener que darle explicaciones a mi novio, aunque probablemente no me las pediría, simplemente se lo imaginaria.
Aunque por otro lado no quería que León se saliera con la suya tan pronto.

Nos tumbamos en el sofá.

Tras un buen rato dándole vueltas al asunto llegue a una conclusión. Que me lo quisiera follar no significaba que se saliera el con la suya, ya que yo también quería. Lo que iba a hacer era, ser yo la que mandara, ademas yo no era como el resto de niñas del gym, atolondradas y simples en la cama. Sabia mas que suficiente para tener a cualquier hombre a mis pies, sexualmente.

Estaba decidida.

Me levante del sofá y me fui a la habitación, entre en el cambiador. Aunque no os lo creáis tengo la ropa ordenador por lo mucho que le ponen a mi novio, tanto ropa interior como vestidos, zapatos y complementos. Fui directamente a la zona mas caliente, pero a la vez erótica.
Cogí un vestido negro ceñido, dejaba a la vista los laterales de mi cuerpo y era bastante corto. Con la ropa interior decidí conjuntar varias prendas. Uno de los consejos que me dio hacia años mi novio y con el cual hoy en día estoy totalmente de acuerdo es, que cuanto mas accesorios y complementos tenga la ropa interior mas cachondos se ponen los tíos. Así que siguiendo esta norma, cogí un body negro de encaje y lo complemente con un liguero, medias de rejilla y unos buenos zapatos de tacón negros.
Tras vestirme, peinarme y maquillarme salí de la habitación. Mi novio continuaba tumbado en el sofá viendo la tele, pero al verme salir del dormitorio así vestida se incorporo con cara de ilusión.

Alberto: ¿Eso es para mi?

Silvia: No…

El ya lo sabia, ya que habitualmente para el no me pondría el vestido, solo me pondría el conjunto de lencería.


Silvia: Pero si te portas bien y tengo ganas cuando vuelva quizá te deje probarlo


Alberto: mmmmm jeejjeje ¿Puedo saber donde vas?


Silvia: Claro, aunque no lo se ni yo…. (mire la nota)… por lo que veo voy aquí cerquita…

Alberto: ¿a si?¿ a que calle?

Le dije la calle.

Alberto: Eso esta a cuatro bloques de aquí… ¿Quieres que te acerque?

Silvia: Pues la verdad es que no estaría mal.

Alberto: ¿te queda mucho?

Silvia: No, guardar las cosas y salgo.

Alberto: Voy a ir sacando el coche del parking, te espero en el portal.

Silvia: Ok.

Mi novio salio de casa con las llaves del coche. Yo mientras guarde el móvil, las llaves de casa, condones, un botecito de lubricante… bueno, lo habitual que suelo llevar en el bolso para estas cosas. Salí de casa y baje hasta el portal. Me subí en el coche.
Mi novio arranco y tal y como dijo no tardamos nada en llegar. No le dio tiempo ha hacerme muchas preguntas por el camino, solo “¿Puedo saber con quien es?” mi respuesta fue que no lo conocía.

El edificio era parecido al nuestro, aunque mas pequeño, probablemente una cuarta parte de vecinos que nuestra urbanización. Mi novio se despidio de mi con un beso y un “pasatelo bien”. Le devolví el beso y le sonreí mientras se alejaba con el coche.

Hacia años que no sentía nervios cuando llegaba el momento del encuentro. Antiguamente al llegar al portal de mi amante el estomago se me hacia un nudo y mi cabeza un mar de dudas. Pero esto ya no pasaba.

Busque el piso indicado en la nota, llame al portero automático.


León: ¿Si?….

Su voz era dubitativa, supongo que no esperaba que al final fuera a su casa y menos a esas horas. Serian las 23:30.


Silvia: Hola….. León…..

León: SI, ¿quien eres? (al escuchar una voz femenina su tono se suavizo)

Silvia: ahhhh ¿has invitado a muchas chicas esta noche?

Tras un minuto respondió.

León: Joder…. Silvia… no te esperaba… entra…

El característico ruido eléctrico de la puerta al abrirse me saco de mis pensamientos.

Fui hasta el ascensor y pulse el botón de su planta. Solo había cuatro pisos y dos vecinos por piso. El vivía en el cuarto.
La puerta del ascensor se abrió, pude ver la luz de una puerta abierta en el oscuro pasillo. Así que sin pulsar el interruptor me dirigí hacia la puerta abierta. Al llegar, León me esperaba apoyado en el borde de la puerta. No llevaba camiseta, solo unos pantalones deportivos ajustados.



León: …… madre miá….. ¿al final has cambiado de idea?…..

Silvia:…. Me apetecía una copa y entre semana no hay nada abierto… jejeje

León: Estas tremenda…. Pasa pasa.

Su mano agarro mi cadera, invitándome a pasar a su piso. A simple vista se podía ver que era un piso de soltero, decorado con gusto, pero por una mano masculina. Una pequeña cocina, un poco desordenada, un pequeño salón, con un gran televisor y poco mas. Me faltaban habitaciones.

León: ¿Que te parece mi picadero?

Silvia: ¿Picadero?

León: Pisito de soltero jajjaja me he confundido.

Silvia: Pues…. Muy recogidito… pero bonito.

León: Jajajajaja esto no es nada… ven.

En una de las esquinas del salón, había un pequeño recodo que no había visto al principio. En el había unas escaleras.

León: Sube.

Le mire, y subí sensualmente los dos tiros de escaleras. Sabia que mi culo iba a quedar completamente a la vista debido a lo corto del vestido, pero esto formaba parte del plan siempre que me ponía vestidos de este estilo.



Cuando llegue a la planta superior, me quede sorprendida. La vivienda era un duplex, la parte de arriba probablemente estaba diseñada para albergar un estudio, pero el había hecho una suite. La cama era de un tamaño espectacular. En otro lateral había un mueble con otra gran television, un equipo de sonido que aparentemente era demasiado caro. Un sillón estilo americano, gigantesco. Alfombras por el suelo, que parecían bastante suaves. También pude ver una terraza, la cual me explico que usaba de solárium, como yo hacia en mi casa. La suite tenia su propio cuarto de baño, unido por cristales a la habitación, no había intimidad alguna, lo había diseñado como un verdadero picadero.
León se acerco al equipo de sonido, pulso un botón y a la vez que la música comenzó a sonar unas luces ambientales se encendieron.


León: ¿y ahora?¿que te parece?

Silvia: Flipante…..

León: ¿Que quieres beber?

León abrió un panel en el mueble en el que había un botellero y una pequeña nevera.

Silvia: Joder que bien montado lo tienes….

Me acerque lentamente al mueble, cogí un baso, una coca-cola y la botella de Ron.


Silvia: ¿Quieres otro?

El negó con la cabeza, a la vez que cogía la botella de vodka y limón y se servia una copa.

León: Bueno…. ¿y como es que has decidido venir?


Silvia: No se….. me apetecía follar….

Cuando una mujer habla así a cualquier hombre, lo desarma, ellos dicen que les gustaría que las tías seamos mas lanzadas pero a la hora de la verdad se acobardan.

León: ….. me parece bien….

Silvia: si me has invitado es por que tu también quieres follarme a mi ¿no?

León: ….. si….

Silvia: ¿si… pero…?

León: si, si que quiero jajajaja pero nunca había conocido a una mujer tan lanzada.

Silvia: ¿tan lanzada?

Le sonreí, apoye la copa en la mesa, agarre el borde de su pantalón y mientras bajaba para arrodillarme sus pantalones descendían conmigo.
Su polla era colosal, lo alucinante para mi no era el tamaño en si, que era gigantesca tanto en gorda como en larga, sino la dureza que tenia. Había visto unos cuantos rabos de gran tamaño pero jamas así de duras y tiesas.



De rodillas ante semejante macho, me costaba no sucumbir y dejarme llevas por el deseo que sentía hacia el.
Le sonreí y sin dejar de mirarle pegue mi cara a su polla, descendí hasta sus testículos. Tenia unas pelotas gordas y grandes, por el tamaño tenían que estar bien llenas. Abrí mi boca y me las metí dentro. Las lamí y las deguste como si se trataran de un caramelo. El aun de pie tuvo que apoyarse en el respaldo del sofá.



Silvia: Que huevos mas grandes

León: ¿te gustan?

Silvia: Me encantan.

Mientras decía esto continuaba pasándomelos por la cara. Cada segundo que pasaba saboreando sus huevos era suficiente para desquiciarle ya que el quería que le chupara la polla de una puta vez.
Con toda mi cara llena de mi propia saliva, subí por el tronco de su polla hasta la punta. La agarre con dos manos.

Silvia: mmmm menudo puro cubano…

León: ¿te la quieres comer?

Silvia: Te la voy a comer…

Mientras continuaba hablando con el mis manos movían su polla por mi cara y por mis labios.



León: ¿que te parece?

Silvia: ¿que pasa?¿te gusta que te digan que es gigante?

León: Si… ejejejeje

Silvia: Es inmensa, es enorme, pero no me da miedo….

León: ¿No?


Silvia: no, me da hambre…. Jeje… ya me las he visto antes con pollas así de grandes.

León: mmmm ¿Si?

Silvia: Hasta con dos o tres a la vez…. Aunque quizá no tan duras.

Este comentario le puso muy cachondo, no todas las mujeres han estado o están dispuestas a estar con mas de un hombre a la vez y las que lo hemos hecho estamos consideradas unas “guarras, zorras, putas” por esta sociedad que se muere de ganas por hacer lo mismo pero se autoengañan.

Me metí su polla en la boca y como hice anteriormente en el gym, desencaje la mandíbula como una anaconda para poder tragármela entera. Para poder hacer esto era necesaria mucha calma y no ponerse nerviosa por la falta de oxigeno. Pero quería sorprenderle.

Deje que su polla entrara en mi garganta, entera. Esto le dejo alucinado, pero mas alucinado le dejo el echo de que comenzara a mover mi cabeza alante y atrás con velocidad. Tras unas cuantas embestidas me la saque para poder coger aire.

Silvia: buffffffffffff…...¿que?


León: Joder….. ninguna tía se la había tragado así…. Y mira que me pone… pero ninguna…

Silvia: Ya te he dicho que yo no soy como las demás…. ¿continuo?

León: bufff….. si….

Esta vez cogí sus manos y las puse sobre mi cabeza, una vez que tenia el rabo de nuevo dentro el comenzó a mover con ritmo y sin miedo sus caderas, ahora era el, el que me estaba follando la boca mientras sus manos se apoyaban sobre mi pelo, digo apoyar y no agarrar, por que por miedo no llegaba a forzarme.



Tras unas cuantas embestidas mas así, pare de nuevo para coger aire.

-------------------------------------------

 
Me gire y cogí la copa, necesitaba aclarar la garganta, aun teniendo experiencia en mamadas de este tipo, la polla cubana de León era mas gorda de lo habitual y casi siempre que me he comido pollas de este tamaño, suelen estar mas blandas, pero en el caso de León la dureza era increíble.
Mientras yo bebía León, se acerco a la mesa, vi como pegaba un trago rápido a su copa, luego cogió su móvil y volvió a ubicarse ante mi. Yo continuaba de rodillas delante de su polla mientras el trasteaba con el móvil, intentaba disimular como que miraba el whatsapp, aunque probablemente estaría poniendo el video o la cámara de fotos.

Así que como si nada me volví a meter su pollon en la boca, pero ahora miraba directamente hacia su móvil. El sonrió, lo que confirmo mis sospechas, se pensaba que era tonta y me estaba haciendo fotos.



Silvia: ¿que pasa, te entretienes viendo los mensajes?

León: No, lo siento…. Estaba…..

Silvia: Haciéndome una foto…

León: …. no…..

Silvia: No pasa nada, no soy tonta, pero no la vayas publicando por ahí.

León: jejeje me has pillado, no no te preocupes, son para mi…

León volvió a apuntar el móvil hacia mi y yo le sonreí para la foto.

Silvia: ¿las haces como trofeo?

León: Si, jejejejej

Silvia: ¿Tienes fotos de todas las tías con las que has estado o que?

León: De casi todas, jejeje… y algún video….

Silvia: ¿?…

León: Mira a la esquina, (apunto con el dedo a un lugar especifico sobre el mueble) eso es una cámara…. Pero no te preocupes… los videos son para mi… me gusta verlos en privado…

Silvia: ¿y cascártela?

León: Si jejejeje….

Silvia: ¿Puedo ver alguno?

El alucino con mi pregunta.

León: Si, claro…

Fue hasta la tele, la encendió y conecto un cable por la parte trasera, supongo que seria un disco duro, un menú salio en la pantalla, se metió en una carpeta con distintos nombres, pero antes de hacerlo vi un fichero en el que ponía grabación en curso. Me estaba grabando.

Silvia: Ponme el video que mas te guste.

León: Este es el mejor… hasta el momento…. Jejeje

Me senté en el sofá, el se sentó a mi lado y dio al play. El cabrón por lo que pude ver en el video, ponía a grabar la cámara antes de que la chica entrara en la habitación, así que probablemente no lo sabría. Tras pasar unos minutos de video pude ver entrar a una chica rubita, bajita, con buen cuerpo y gafas de pasta. Parecía aun mas bajita que yo y eso que yo no soy precisamente alta.
Sin preliminares ni nada que se le parezca, León cogió a la chica y la llevo hasta la cama, la puso a cuatro patas y se la follo como un animal.


La chica era realmente guapa, aunque parecía muy joven 18 o 19 años. Tras 20 minutos dándola pollazos a cuatro patas León saco su polla, giro a la chica y la regó la cara de semen. Los chorros fueron muy abundantes.


Me levante del sillón y fui hasta un mueble parecido a una cómoda, León no apartaba la mirada de mi, yo por el contrario continuaba mirando al video. Alce mi culo y me senté sobre la cómoda, abriendo de par en par mis piernas.
Aparte lentamente el body dejando a la vista mi coñito rasurado, mis dedos comenzaron a jugar con mi clítoris.

León no pudo aguantar mas, se levanto y vino hasta donde yo me encontraba.

León: Joder me estas poniendo malo.

Su mano derecha levanto mi pierna por el tobillo mientras que con la izquierda guiaba su gran polla al interior de mi coño. A penas se cercioro si estaba mojada o no, simplemente me la metió hasta donde no pudo mas.


Pegue un grito de placer, a simple vista se podía apreciar el movimiento de su polla en mi interior, parecía que me desplazara las tripas.

León era como un orangután, bruto, utilizaba su fuerza para sujetarme mientras continuaba penetrándome. Supuse que tras 20 minutos la sacaría y se correría como en el video. Pero para mi sorpresa me bajo del mueble a pulso, depositandome en el suelo, me giro poniéndome sobre mis rodillas y mientras sujetaba mis brazos continuo su violenta follada.


Yo solo gritaba “dios”,”si”,”joder”, “sigue”,”ah” no podía articular frases compuestas, me era imposible concentrarme, ni tan siquiera marcarle el ritmo. Estaba llena.



De nuevo volvió a soltar mis brazos los cuales apoye en el suelo y con un rápido movimiento me obligo a quitarme el vestido y el body por completo, sin dejar de follarme a cuatro patas.

Mis ojos se salían de las órbitas del placer.


León: ¿te esta gustando?

Silvia: Siiiiiiii

El soltó una carcajada y apretó el ritmo, yo ya no podía mas, no sabia diferenciar entre unos orgasmos y otros, se solapaban al igual que mis gemidos.

Decidí tomar un rato las riendas del polvo, me aparte de su polla gateando por el suelo, parte de mis fluidos cayeron por mis muslos hasta el suelo, me incorpore y le ayude a levantarse, luego le empuje a la cama, el se sentó en el medio sobre sus piernas, con la polla aun tiesa y dura como un bate de béisbol.


Lentamente subí a la cama, sonriendole, abrí mis piernas y descendí lentamente sobre su polla. El agarro mi culo apretándolo y abriendo mis cachetes. Intentaba forzarme a bajar del todo,pero esta vez mandaba yo.


Cuando mi boca llego ante la suya, nuestras lenguas salieron al encuentro una con la otra. León era verdaderamente apasionado. El me agarro con fuerza ayudándome a brincar sobre su polla, yo me agarre a su cuello apretando mis pechos contra sus pectorales.


El se dejo caer de espaldas sobre la cama yo comencé a golpear violentamente sus caderas con mis cachetes, mientras su gigantesco miembro entraba completamente tieso dentro de mi.

Parecía que se le iba a desencajar la boca, probablemente seria el mejor polvo que había echado nunca, tanto el como yo.


El intento incorporarse en el mismo momento que yo me estaba corriendo, así que sin dudarlo le empuje de nuevo contra la cama mientras mi cadera le marcaba rápidamente el ritmo que su polla debía seguir. A el, este gesto violento le puso aun mas cachondo.


Me permitió correrme a gusto y a gritos.

A diferencia de otros tíos, León aun no se había corrido y puedo asegurar que no por que no quisiera hacerlo, supuse que seria por que no recargaría rápido. Aun así a mi me daba igual ya que estaba disfrutando.

No contento con esto me volvió a agarrar de la cadera tumbandome a mi boca arriba en el borde de la cama, se acerco apoyando su gigantesca polla sobre mi tripa.


León: Hasta aquí llega… ¿que te parece?

Se refería a lo profundo que llegaba con su polla.


Silvia: bufff…

Volvió a agarrar su polla metiendola hasta el fondo y utilizando su fuerza para penetrarme de nuevo a lo bestia.



Yo volví a gemir como una loca, me iba a desgarrar la vagina con semejante herramienta. Entonces agarro mis piernas forzándolas hasta llegar a mis hombros, esta postura a mi me ponía cachondisima, pero nunca me la habían hecho con una polla tan grande.


León: Joder que flexibilidad…

Silvia: Esto no es nada… algún día puede que te enseñe lo que se hacer…

Según dije esta frase pase mis tobillos por detrás de mi nuca, dejando mi coño aun mas abierto, el se puso como un toro al verlo y clavo su polla con mas fuerza.



León: Joder….. eres toda una……


Silvia: Puta…. Toda una puta… encanto


León: jejejejeje una diosa

La polla de León comenzó a regar el interior de mi coño con su espesa y caliente lefa. Me sorprendió el echo de que no preguntara antes de hacerlo por algún tipo de método anticonceptivo. Aunque yo tomara la pastilla el no lo sabia.
Aun así una vez termino de correrse su gran pitón salio de mi interior como la trompa de un elefante.

Dejo un reguero de semen por las sabanas y por mis piernas, luego se quedo de pie con la polla colgando, aun flácida continuaba siendo gigantesca, si hubiera querido podría continuar divirtiéndome con ella así.


-------------------------------------------------------

Me levante de la cama para ir al baño, también era increíble, tenia una gran bañera de hidromasaje. Me metí en ella y me lave bien los restos de lefa de mi cuerpo. Cogí una toalla me seque y volví a salir desnuda a la habitación.
León estaba en el sofá con el mando de la tele en la mano buscando entre los archivos, yo mientras tanto me acerque a mis cosas y me puse el body.
Volví a mirar hacia la tele, León había dado al play. Era el video de lo que acabábamos de hacer.

Silvia: ¿Me has grabado?

Me acerque al sofá y me senté junto a el. Continuaba sentado con la polla colgando entre sus piernas, se había limpiado con un clenex que había depositado encima de la mesa. Cogí una de las copas que había servido.


León: Si…. Te lo he dicho antes.

Silvia: No, lo que me has dicho es que las grabas, no que me ibas a grabar a mi…..

Puse cara de cabreo.

Silvia: ¿el video de la otra chica sigue siendo el mejor?

León: jajajajajajaja ni por asomo…. Este que hemos grabado si que es el mejor…. Es mas no se puede superar.

Silvia: Te aseguro que si…

Le guiñe un ojo.


Silvia: Ten cuidado con el video, no quiero que vayan rumoreando por el gym.


León: No te preocupes jamas se los he enseñado a nadie y menos a los del gym.

El video comenzó a reproducirse, era de mejor calidad que el anterior que me había enseñado. León me explico que para el es como un hobie y que se había dejado una pasta en actualizar las cámaras. Con el mando hacia zoom sin que se pixelara la imagen.

León: Madre miá como follas Silvia.

Estaba entusiasmado viendo el polvo que habíamos echado, la verdad es que a mi también me había gustado mucho, el chico era guapo, atractivo, fuerte y encima tenia un rabo difícil de encontrar en la calle o en mi caso en casa.

Según iba pasando el video León se iba animando mas, y su polla volvía a renacer apuntando al cielo.

Silvia: ¿siguen grabando las cámaras?


León: Si…. ¿por?

Silvia: ¿y apuntan hacia aquí?

León: Si…

Me arrodille en el sofá y ayudada por la música que continuaba sonando comencé a moverme de la forma mas sensual que podía. Saque mis pechos y se los puse en la cara.
Su polla comenzó a hincharse, marcando todas sus venas.



León: Joder Silvia, en serio eres la polla.

Me levante del sofá y fui contoneandome hasta la cristalera del solárium, allí volví a pararme desabrochando mi body y quedando todo mi torso al descubierto.



El se levanto y vino de nuevo a mi.


Silvia: Es tarde…. Quiero despedirme.

El no tenia ni idea de a que me refería, me agache de nuevo frente a el, volví a coger su rabo y a introducirmelo en la boca.
La luz de la habitación. estaba encendida y por la hora que era supongo que seria la única que se veía desde la calle. Para mas inri León no tenia cortinas así que probablemente cualquier persona que mirase hacia ese piso vería sin problemas el show.



Mientras le chupaba la polla le pajeaba con la ayuda de mis dos manos.

Silvia: Correte

Le di carta blanca y el no dudo en aceptarla, tras unos minutos su polla comenzó a palpitar en mis manos. Eso era el preaviso de la lefada inminente, así que me la saque de la boca y la pajee con mas fuerza apuntando a mi cara.
León se dejo hacer hasta que por fin se corrió por todo mi rostro. Yo me quede parada sin mover ni una pestaña hasta que termino de correrse.



Silvia: ¿Esto es lo que te gusta?

León: joder…. Si… te queda mejor que a ninguna… jejejejej

Silvia: Que cabrón.

León cogió el teléfono móvil.

León: ¿puedo….?

Silvia: Si venga haz la foto y toma tu trofeo

Hizo unas cuantas fotos mientras yo le sonreía y posaba junto a su rabo, lamiéndome los labios o guiñándole un ojo.

Silvia: Bueno venga…. Que quiero lavarme antes de que se seque…

León: jajaja si lo siento me he emocionado.

Me ayudo a levantarme y me acompaño al baño, me lave la cara en el lavabo, volví a la habitación. y me puse el vestido.

Silvia: ¿tienes una bolsa?

León: Si…

León me dio su bolsa de deporte del gimnasio, guarde la ropa interior y el body. Saque el teléfono móvil y llame a mi novio.

Silvia: ¿Tele taxi?

Era mentira era mi novio, pero lo entendió rápidamente. Le volví a decir la dirección y salio a recogerme.


Silvia: Bueno León (puse una mano sobre su pecho) ha estado muy bien el entrenamiento.

León: Si, ¿cuando repetimos?

Silvia: ¿Pero quieres repetir?

León: No lo dudes…. Pero si ha sido increíble…. Eres la mejor.


Silvia: ¿si? ( mi mano bajo hasta su rabo que estaba de nuevo morcillon)

León: Si…. ¿Cuando?

Silvia: No tengas prisa… jejejeje… mañana nos vemos en el gym.

León: No, he pedido el día… ¿pero si quieres quedamos por la noche otra vez?

Silvia: Ahhh que pena…. Bueno ya veremos, tengo tu teléfono…

Le di un beso en la boca, justo en ese momento sonó mi teléfono, mi novio me esperaba en la puerta. Me despedí de León, mi mano continuaba agarrando su polla mientras me alejaba, como cuando se agarra una mano y se la acaricia en una despedida. 



El me acompaño por las escaleras hasta la planta inferior, salí de su casa y baje hasta que llegue al portal y al coche de mi novio.

Alberto: ¿Que tal?

Silvia: Pfffff increíble …. así

Le indique que la polla que acababa de follarme era como mi brazo.

Silvia: De larga y de gorda.

Alberto: Joder…. Bueno entonces te lo has pasado bien… jejejeje

Condujo hasta casa, una vez allí me deje hacer lo que mi novio quisiera, y digo me deje hacer por que estaba destrozada. El pobrecillo decía que lo tenia superdilatado y era verdad. No tardo mucho en terminar y nos fuimos a dormir.


A la mañana siguiente me desperté sin prisa ya que no iba a ir al gimnasio. Prepare el desayuno de mi novio y el mio y me puse a ver un rato la tele. Alberto sin embargo se levanto muy activo, desayuno en 5 minutos y se vistió.


Silvia: ¿a donde vas?

Alberto: jajajaja ¿te tengo que dar explicaciones?…. Tu no me das ninguna en tus escapadas…

Silvia: jajajjajajaja

Alberto: He quedado con Saul, vamos a tomarnos algo y lo mismo comemos en el bar de Carlos.

Silvia: Acuérdate de comentarle lo de la rebaja del gym, aunque no me suena de nada ¿Saul?…

Si, pues sigue currando ahí… se lo comentare.

Mi novio salio de casa y me dejo sola. Yo me aburría así que me dedique a hacerme fotitos eróticas y sexis y enviárselas a León.



Su respuesta no se hizo esperar y comenzó a decirme lo mucho que le ponía, y las ganas que tenia de volver a quedar conmigo. También me pregunto si era verdad cuando le dije que había estado con varios tíos a la vez, a lo que le respondí que si, que era algo que me ponía mucho. El continuo durante horas escribiéndome y yo contestándole y enviándole distintas fotos.

Llego la hora de comer y mi novio no me llamo, eso significaría que comía con su amigo, yo mientras tanto escribía y continuaba mi intercambio de fotos con León.

Uno de los mensajes me llamo mas la atención que el resto, en el me proponía hacer un trió con un amigo suyo. Yo no me lo pensé dos veces y le dije que no estaría mal.
Me preguntaba ¿si esta noche me venia bien?. Me venia muy bien. Se emociono mucho con mi respuesta. A las 19:00 mi novio llego a casa.


Silvia: Buenas cari ¿que tal?


Alberto: Pues muy bien la verdad… hacia años que no nos veíamos ¿y tu que tal?

Silvia: Bien aquí aburrida…. Quería comentarte una cosa.

Alberto: Dime

Silvia: Esta noche…. Voy a volver donde ayer.


Alberto: Joder con el tío ese. Debió currárselo mucho….

Silvia: ¿no te parece mal?

Alberto: Haz lo que quieras.

Silvia: Gracias cari.

Después de cenar, igual que había hecho la noche anterior me fui a la habitación para cambiarme. En esta ocasión me puse un mono de rejilla bastante pornográfico. Encima me puse unos pantalones de látex negros y una chaqueta de cuero larga parecida a una gabardina sin nada debajo.



Me maquille como una puta, remarcando la linea de los ojos, mis pestañas y los labios. Y salí en busca de mi taxista, mi novio. El ya me esperaba con las llaves del coche en la mano. Bajamos y me acerco en el coche a la misma dirección que ayer. En esta ocasión no me hizo ni una sola pregunta, ni quiso ninguna explicación. El pobre me dio un poco de pena, se merecía saberlo todo, pero en muchas ocasiones simplemente pasaba y me dejaba disfrutar.

Llegue al portal y al igual que el día anterior, no espero a que entrara, simplemente arranco el coche y se fue girando la esquina del edificio.

Llame al telefonillo, tras un par de minutos sin obtener respuesta volví a apretar el botón. Me estaba impacientando, así que saque mi teléfono del bolsillo y llame a León. Tardo un rato en cogerlo, y alego que no me había abierto por que no había escuchado el telefonillo con la música. Tras esperar otro minuto la puerta de la calle se abrió.

Subí al ascensor y llegue a su planta que al igual que la noche anterior estaba a oscuras con la puerta de León abierta. En esta ocasión León iba sin camiseta pero con unos pantalones vaqueros. Me acerque a el y a la vez que le daba un morreo apreté su paquete con mi mano.

Silvia: mmmm ¿tenias ganas de verme?

León: mmmm ni te lo imaginas… pasa… por cierto vas súper morbosa

Entre a su casa sonriendole.

León: Ve subiendo arriba, que ahora subo con hielos de la cocina para la neverita.

Silvia: ok

Subí hacia la planta de arriba, cuando me faltaban dos escalones me fije que había un hombre sentado en el sofá despaldas a la escalera. Yo continué hasta donde estaba el con la intención de saludarle.
El escucho mis pasos y se giro.

Silvia: ¿Pero…..?

Me indico que guardara silencio.

Alberto: Hola, me llamo Alberto.

Era mi novio, ¿que hacia allí?, ¿por que me mandaba callar?. Os merecéis un adelanto de lo que desencadeno toda esta situación. Tal y como me lo contaría mas tarde Alberto.

Por la mañana había quedado con su amigo Saul en un bar del barrio, hacia años que no se veían, pero siempre habían sido muy buenos amigos. Por lo visto en el bar estuvieron hablando de los viejos tiempos. Mi novio le comento que tenia novia (yo) que vivían cerca y diez mil cosas mas. Según Alberto, Saul no dejaba de mirar el móvil y comentar que se había ligado a una piba guapísima y que era una fiera en la cama. Entonces Saul le enseño una de las fotos que le había enviado ella (osea yo).

 

Mi novio alucino cuando vio que se trataba de mi, encima le enseño todas las guarradas que le estaba escribiendo. Pero aun así Alberto se callo y no le confeso que era su novia a la que se estaba tirando.
Entonces Saul decidió ir a su casa a comer, cuando estaban llegando mi novio se percato de que era la misma dirección a la que me había llevado por la noche a follar con el desconocido. Blanco y en botella, pero todo quedo mas claro cuando Saul decidió enseñar a su viejo amigo, Alberto, lo puta que era la tía que se estaba follando, enseñándole los videos del polvo.

Tras los comentarios de mi novio, sobre lo buena que estaba, y mis mensajes diciendo que había estado con varios hombres. Saul tubo la brillante idea de que hiciera un trió con su amigo, mi propio novio. Mi novio en vez de decir que no pensó que seria gracioso ver mi cara cuando me diera cuenta de que el trió lo iba a hacer con el.

Esto es en resumidas cuentas lo que me llevo a hacer un trió con mi novio como si fuera un desconocido. Y ahora continuo con la historia por donde iba.

Alberto: Eres preciosa tal y como me había dicho Saul.

En ese momento León subió por las escaleras. Yo seguí el juego a mi novio.

Silvia: Mi nombre es Silvia…. Encantada, tu tampoco estas nada mal…. Pero ¿que es eso de Saul?

León: jajajaja mi nombre.


Silvia: Pero si te llamas León.

León: Me llamo Saul León.

Por ese motivo no habíamos caído antes en la coincidencia. Mi novio lo conocía por Saul y yo por León. Me estaba follando a su amigo y no lo sabíamos hasta ahora.

Silvia: ahhh

León: Bueno, bueno, vas tremenda Silvia….

Les sonreí y me di una vuelta sensualmente.



Silvia: ¿os gusta?

Alberto: A mi me encanta… que preciosidad de chica.

León:¿a que no exageraba?

Alberto: para nada.

 
León: Bueno Silvia, como ayer me dijiste lo de estar con varios tíos y esta mañana casualmente me reencontré con Alberto, es amigo mio desde que teníamos 10 años. Pues se me ocurrió invitarle… Es un guaperas.

Me estaba explicando a mi lo que era mi novio.

Silvia: Si que lo es si.

León: Que conste que tiene novia.

Silvia: ¿Ah si?… bueno a mi no me importa.

Me levante y me acerque a mi novio. Mientras que con el dedo indique a León que se acercara.

Silvia: A ver que tal…

Metí la mano en los pantalones de mi novio, ya estaba empalmado, aun así no alcanzaba el tamaño de León, pero es que eso era casi imposible. Yo no sabia si mi novio conocía el tamaño de polla de su amigo, pero si era así iba a alucinar.


León: Bueno, al lio.

León se bajo los pantalones y los calzoncillos dejando su rabo al aire.



Alberto: Joder, ¿pero donde vas Saul?…. ¿Eso lo has probado tu Silvia?

Silvia: Si… jejejeje


Alberto: Y me invitáis a mi… ¿has notado que la miá es normalita?

Silvia: jajajaja la tuya es de buen tamaño, la de León es imposible… no te preocupes.


León: jajajaja Alberto se que no la tienes como yo pero también se que eres muy morbosos y eso a la chica le mola…. Por cierto mira algo que sabe hacer súper morboso.

León se apoyo en el reposabrazos del sofá dejando su polla expuesta a mi.



Silvia: ¿quieres que me la trague no?

León: Si por fa, para que lo vea.

Le sonreí y me acerque a el, escupí en su polla y lo extendí con mi lengua.



No era la primera vez que mi novio me veía hacer este tipo de cosas a otros hombres, o a amigos suyos, pero si que era la primera vez que un amigo suyo le invitaba a follar conmigo.

Una vez lubricada con mi saliva, abrí la boca de par en par y centímetro a centímetro me la fui metiendo en la boca.



León: Flipa ¿eh? Como traga.

Alberto: Joder ya lo veo ya, con la miá ya habría terminado… jajajajajajaja

León: jajajjajaja

Me quede mirando a los ojos de León, hasta que mis labios tocaron su pubis, entonces retrocedí rápidamente sacándome todo el largo de su polla de la garganta, solté una pequeña arcada.

Silvia: ahhhhhggg joder….. me ahogaba… jejejeje ¿que te parece?

León: ufffffff sin palabras.


Silvia: Bueno, Alberto ven aquí…

Mi novio se quito los pantalones y se acerco hacia nosotros. En realidad Alberto tenia un buen tamaño de polla, por encima de la talla media en España, pero incomparable con el tamaño de su amigo.


Cuando se acerco pude comprobar que su polla iba a reventar, verme de rodillas devorando el gigantesco rabo de su amigo le había puesto muy cachondo. Realmente disfrutaba viéndome así, el siempre decía que para el era como ver una película porno en directo y que la actriz era su novia.

Me agache entre los dos y me metí la polla de mi novio en la boca, comencé a chupársela, aunque el no tenia que decir nada, lo conozco muy bien y sabia que si seguía chupándosela a ese ritmo no tardaría mas de 2 minutos en correrse, la situación le tenia al borde del clímax. 



Así que disimuladamente deje su rabo, necesitaba tiempo para recuperar la compostura y poder aguantar un polvo entero.

Mi otra mano sujetaba a duras penas el rabo de León. Tras unos segundos mirando a los ojos a Alberto, me gire y volví a meterme la polla de León en la boca. La situación me resultaba muy morbosa. León no tenia ni idea de que Alberto era mi novio. Y mi novio no le había contado la verdad a su amigo sobre mi. Yo mientras tanto callada como una perra disfrutando del momento.
¿Que pasaría si alguna vez nos veía juntos, o si alguien le contaba que somos pareja?.



Como os decía, la diferencia era evidente, la mano que sujetaba la polla de León era incapaz de cerrarse completamente, mientras que la que sujetaba la de mi novio, los dedos conseguían abarcar el ancho entero de su polla.

Cada lamida de capullo al rabo de León hacia que mi novio se pusiera mas cachondo.

Silvia: ¿habíais hecho alguna vez un trió chicos?

León: yo…. Con dos chicas pero… no es lo mismo… no se da a basto..

Alberto: jajajaja pero si tienes polla para tres….

León: jajaja si pero solo una


Alberto: Yo no, si es como si estuviera casado llevo mucho con mi novia.


Silvia: ¿y no te la chupa así?


Alberto: ya me gustaría

jeje mi novio estaba inventando que su novia no se parecía en nada a mi. Si León supiera la verdad. ¿Quien me iba a decir en ese momento que mi novio ya tenia todo pensado? y al decir todo me refiero a los próximos meses. Tenia una mente depravada y como he comentado en otras ocasiones sus planes siempre salían bien.

En ese momento estaba completamente concentrada en el pollon de León, el necesitaba mas atención por centímetro cuadrado que cualquier otro rabo que hubiera tenido en mi boca.
No dejaba de mirarle a los ojos y esto le ponía mucho mas cachondo.



Alberto se alejo un momento hasta la mesa y le pego un buen trago a su copa sin dejar de mirarnos. Yo me quede frente a la polla de León relamiendome.

Aproveche la pequeña pausa para quitarme los pantalones dejándoles a la vista el conjunto de putón que me había puesto. 



Cogí de nuevo a León y lo lleve hasta el sofá, junto a la mesa donde estaba bebiendo mi novio, lo coloque a un lado y me arrodille en el sillón, comiendo de nuevo la polla de León de la forma mas cerda que podía.


León: Joder que vicio tiene la chica.



Alberto: ¿y que lo digas? Lo raro es que no tenga novio, se la tienen que rifar.

León: Silvia no quiere, jajajaja

En esa postura y con el coño completamente abierto, Alberto se acerco metiendo la cabeza debajo, mientras yo continuaba con la polla de León, mi novio metió su lengua con pasión dentro y lamió como nunca, estaba muy salido.
Yo comencé a gemir con la polla dentro de la boca.



León: Joder Alberto sigue así, se esta poniendo muy cachonda.

Alberto: Esta delicioso.


Tras un buen rato así León pidió permiso.

León: ¿Colega hacemos cambio de posición? Me la voy a follar un rato

Alberto: Claro que si, yo soy el invitado, faltaría mas… ademas con ese trasto (se refería al pollon) supongo que la chica lo esta deseando.

Silvia: jeje La verdad es que si.

Mi novio salio de entre mis piernas, León se acerco y coloco su polla en mi coño, para aquel entonces estaba muy lubricada, tanto por lo cachonda que estaba como por la saliva de mi novio.
Su rabo como siempre se abriria camino como un taladro hasta llegar al fondo y en cuanto lo hacia los gemidos de placer eran incontrolables. Al gritar me fije que la cara de mi novio cambiaba. Se estaba poniendo aun mas cachondo. 



En una ocasión, haciendo un trió con un amigo suyo, mi novio llego a correrse solo mirándome y escuchándome, no le hizo falta ni tocarse, el placer que sentía viéndome disfrutar llegaba a ser incomprensible para mi.

Le indique con la mano que se acercar y así lo hizo. Se planto pajeándose en mi cara, desde esa posición León no podía ver si se la chupaba o no, pero no lo estaba haciendo, solo le miraba a los ojos mientras Alberto se masturbaba viendo mi cara desencajada por el placer.



Alberto: (susurro) no aguanto mas….

Yo me percate y aparte delicadamente a León de mi. Me gire y me tumbe boca arriba con las piernas abiertas.


Silvia: Ven aquí Alberto

Mi novio se coloco entre mis piernas, clavándome su polla, en realidad la polla de mi novio siempre me proporcionaba placer, no era extremadamente larga pero era muy dura y gorda y ademas nunca se corría hasta que no lo hubiera echo yo, pero es verdad que cuando hacíamos tríos, se ponía tan cachondo que no duraba apenas unos minutos.
El intento una y otra vez resistirse a sus instintos evitando correrse.
León acerco su polla a mi cara y comenzó a sacudírsela con fuerza, hasta que su esperma comenzó a caer sobre mi cara.



Me pillo por sorpresa con la boca abierta, gran parte cayo en el interior, esto fue el colofon para mi novio que al ver esta imagen se corrió como un poseso dentro.

Silvia: Joder…. Os habéis corrido a la vez.

Ellos se rieron y chocaron la mano.

Silvia: Joder que compenetrados estáis…

León: Jajajaja ¿no se lo que pensara Alberto?, pero la verdad es que a mi me pone muchísimo verte con dos pollas y mas aun cuando veo lo bien que te desenvuelves con los dos.


Silvia: jajaja ya te avise que no seria mi primera vez.

León: ya ya

Alberto: A mi también me pone muchísimo, encima Silvia esta buenísima…

Silvia: Vosotros tampoco estáis nada mal jejejeje

León se incorporo cogió unos clenex y nos los paso a Alberto y a mi, yo me pase uno por la cara y otro por mi vagina y me fui al baño para limpiarme en condiciones. Ellos se quedaron en el sofá bebiéndose la copa y recuperando el aliento.
Desde el baño les escuchaba hablar. Era gracioso ver a mi novio y a mi entrenador personal, su mejor amigo, charlando y bebiendo tras follarme. Como si no pasara nada. Alberto y yo sabíamos la verdad de todo, lo que daba un morbo añadido que no tenia León, aunque seguramente también le hubiera puesto aun mas la situación.

Una vez limpita volví al salón, al llegar me encontré con León estirando la pierna en el sofá con todo el rabo morcillon colgando.



Silvia: ¿un calambre? Jajajaja luego me dices a mi en el gimnasio.

León: jajajaja se me ha cargado la pierna… pero no es nada.

Alberto: Es verdad, os conocisteis en el gimnasio, me lo ha contado Saul.

León: Si, soy su entrenador personal. Que suerte tengo… jejejeje


Alberto: y yo también tengo suerte, justo hablo contigo el día que la propones un trió, después de tanto tiempo sin vernos jajajajjaja.

León: Pues si… eso es suerte jejeje.

Los chicos continuaban desnudos, la polla de mi novio había bajado considerablemente mientras que la de León se mantenía gigantesca. Agarre mi copa y propuse un brindis.

Silvia: Por muchas como esta.

Ellos rieron y brindaron conmigo. Tras un buen rato de charla en el que mi novio no paraba de hablar conmigo, haciéndome preguntas de las cuales sabia la respuesta o tirándome piropos y alagos. Mi novio se levanto y se fue al cuarto de baño.

Yo me había percatado hacia un rato de que León había vuelto a empalmarse, así que aprovechando que mi novio no estaba, me levante del sillón y puse mi culo en pompa ante León. El se levanto y sin mediar palabra me clavo la polla embistiendome contra el sofá.



Tras 2 minutos de espera mi novio apareció en el salón, León no podía verle pero yo si. El sigilosamente nos espiaba desde la puerta.

Silvia: ahhhhhhhhh siiiii….

León: ¿te gusta puta?


Silvia: Si…. Menuda polla….

Con mi culo empuje a León contra el sillón, quedándose sentado, la longitud de su polla evito que se saliera en el trayecto, lo que aproveche para continuar empujando con fuerza, su polla se doblaba por la postura, pero a diferencia de pollas mas pequeñas, esta no se salia.



Yo continuaba gimiendo una y otra vez.

León me agarro por la cintura obligándome a girar, dejándome de frente al sofá individual, en ese momento se percato de la presencia de Alberto, el para disimular se acerco y se sentó de frente a mi.


León: Ven a ayudarme.


Alberto: No, no os preocupéis por mi, estoy matado…¿Pero si me dejáis mirar?

Silvia: mmmmm….. ahhhh…. Por mi encantada…. Me pone que mires guapo…



León volvió a follarme con mas violencia que antes, el echo de que su amigo nos estuviera mirando también le ponía, León era un hedonista, le gustaba ser el centro de atención.

Sin querer entre gemido y gemido me fije en la cara de placer de mi novio.

Silvia: ¿Esto es lo que querías?….. ahhhhhhhh

Lo dije en voz alta, si León lo hubiera pillado se hubiera echo unas cuantas preguntas.

León: Dime….

Alberto: Si, puta me encanta verte así..

Mi novio solvento el problema respondiendo antes que el, León se dio por satisfecho sin hacer mas preguntas.
León me obligo a incorporarme encima suyo, para seguir empalandome de frente a mi novio. Alberto no pudo mas y se saco de nuevo la polla.



Silvia: Pajeate…. Mmmmm que morbo….

Mi novio se la pelo lentamente disfrutando de la imagen.

En esta postura su polla entraba como un misil, en polvos así yo no era capaz de contabilizar el numero de veces que podía correrme, simplemente lo hacia una y otra vez.



Mi coño no paraba de soltar fluidos por culpa de todos los orgasmos, estos caían por mis muslos empapando su polla y volviendo a entrar en mi con cada embestida.

León: Girate….

Sus fuertes brazos me ayudaron con un solo movimiento a girarme sobre el, dando la espalda a mi novio y quedando de cara a León. Comenzó de nuevo su follada apretando con fuerza sus manos en mis caderas obligándome a introducirme su polla entera dentro.



Cada vez que abría la boca para gemir, León introducía su lengua y me besaba con pasión.
Yo sabia que mi novio continuaba pajeándose con la escena.

Todo esto le ponía muchísimo. Aunque en ese momento yo pensaba en que ocurriría en el futuro con León ya que esta pantomima era insostenible por mucho tiempo.
En el barrio nos conocía mucha gente e iba a ser difícil ir por la calle sin que se hicieran preguntas, aunque en realidad ya tenia una fama inmerecida.

León: Joder…..

Silvia: ahhh

León: Me corro…...me corro

Silvia: mmmm si

Soltó una lefada igual de contundente que la primera en mi interior, ante la atenta mirada de mi novio. Una vez que termino, la saque lentamente de mi interior mientras miraba a los ojos con una sonrisa malvada a mi novio.



Silvia: ¿te a gustado el espectáculo?

Alberto: mucho.

Entonces me gire sobre León, dejando mi coño a la altura de su pecho y de una estacada me metí la polla lefada de León de nuevo hasta el fondo de mi garganta.
Note como un escalofrió recorría a mi novio y vi como se corría de nuevo en sus manos.



Yo termine de sacarle brillo a la polla de León, totalmente morcillona salio y entro de mi garganta con mas facilidad.
Luego me retire de su pecho y me quede tumbada en el sofá.

Estaba completamente muerta, desfallecida. Mientras que yo descansaba un poco, León se había puesto unos calzoncillos que le quedaban ridículos, ya que tanta carne no cabía en tan poca tela.



Mi novio se había vestido por completo y estaba fumándose un cigarro mientras hablaba con León.
El le comento que se apuntara al gimnasio, pero mi novio le repetía una y otra vez que no, aunque León le dijo que le saldría gratis. En ese momento entre en la conversación.

Silvia: Anda ¿y yo pago?

León: jejejej no, Silvia, no puedo hacer nada, si no hubieras pagado el año entero.

La charla continuo durante un buen rato, yo aproveche para vestirme. León no paraba de comentar el polvo que acabábamos de echar, que había que repetirlo, que se lo había pasado de puta madre.
Alberto aprovecho una pausa de León para decirle, que ya era tarde y que se iba a marchar. León se despidió de el.

León: ¿Silvia, te quedas a dormir?

Dude durante unos minutos, mire disimuladamente a mi novio pero el no hizo ademan de ayudarme con mi decisión.


Silvia: No, tengo que irme, ¿he oído que vives cerca no Alberto?

Alberto: Si aquí al lado

Silvia: Pues si no te importa ¿podrías acercarme?

Alberto: Ok sin ningún problema.

León: Ten cuidado a ver si os va a pillar tu novia… jajajajajajaja


Alberto: jajajajaja calla cabrón.

Silvia: Bueno guapo, nos vemos

Me acerque a León y le di un morreo. Alberto se acerco y le dio la mano.

Alberto: Me alegro mucho de haberte visto jejejje, de haberlo sabido te hubiera llamado antes.

León: ajajajajaja te creo, yo también me alegro de verte tío, tenemos que repetirlo y sino quedamos a tomar algo sin mas jejejeje

Alberto: Te tomo la palabra, un abrazo tío

Se despidieron y mi novio y yo abandonamos la casa juntos. Fuimos en completo silencio hasta que nos montamos en el coche. Según cerramos las puertas nos empezamos a reír.

Silvia: ¿me lo vas a explicar?

En ese momento me contó toda la historia que os he dicho antes del momento en el que se dio cuenta que León y Saul eran la misma persona y la casualidad de que y quisiera hacer un trió.

Silvia: ¿que coincidencia mas rara?

Alberto: La verdad es que si, pero ha sido morboso.

Silvia: Ya pero… ¿que se te ocurre? Por que yo tengo que ver a León todos los días y se cree que no tengo novio, vive en el mismo barrio y curra aquí al lado, antes o después se va a enterar y sinceramente me va a dar mucho corte.

Alberto: ¿todos los días?

Silvia: Bueno casi todos… lo digo por el gym.

Alberto: Que mala memoria y eso que es un tema tuyo…. No te acuerdas que tienes que irte casi un mes fuera de Madrid….

Silvia: Joder es verdad …. tenia que ir con Pedro al Norte….

Tenia que acompañar a mi jefe a la apertura de unas tiendas en el Norte de España y ayudar en la formación de las empleadas. Alberto iba a venir unos días con nosotros pero no me había acordado hasta que mi novio me lo había dicho.


Silvia: ¿pero que tiene que ver?


Alberto: León no te va a ver durante un mes y a mi tampoco, bueno… a mi me vera cuando quiera llamarle… en ese mes pueden pasar muchas cosas y León no es precisamente un tío muy inteligente.

En eso tenia razón, la conversación con León era reducida.

Alberto: ¿Y si….. por alguna razón….? Bueno mejor no adelanto acontecimientos… se que es difícil lo que te voy a decir pero tu sigue enviándole fotos y videos…. Eso si no le cuentes nada de tu vida personal hasta que yo te lo diga.

Me dejo completamente intrigada pero seguro que lo que tenia en mente era súper morboso, ademas se lo debia, el me dejaba llevar una vida sexual muy activa aunque también fuera una fantasía suya, pero si hacia las cosas tal y como el decía resultaban mas morbosas para todos.


Alberto: ¿León te gusta?

Silvia: Ya te lo he dicho, León es muy simplón, pero en la cama…..

Alberto: Es un animal

Silvia: Exacto

Alberto: De canijos cuando empezamos a quedar con chicas, tenia fama de burro… jajajaja

Silvia: Ahora lo sigue siendo pero para bien.

Alberto: Bueno pues entonces sigue mis instrucciones


Silvia: Ok


El día siguiente al encuentro fue muy movido, no pude ir al gimnasio ya que tenia que hacer los preparativos para el viaje. Durante los siguientes días seguí las instrucciones de mi novio, continuaba hablando con el, aunque le costaba creerme, pensaba que no quería volver a verle o que había hecho algo mal, yo le enviaba alguna foto erótica para suavizar sus ánimos.


A la semana aproximadamente, tenia tanto nivel de trabajo que no pude prestarle mucha atención, estaba en Asturias y por el horario no podía llamarle o escribirle tanto como habría querido. El y mi novio, que estaba en Madrid quedaron para tomar algo y hablar. Según me comento Alberto, León estaba obsesionado conmigo, no paraba de hablarle de como follaba, de las ganas que tenia de volver a verme, que creía que no quería hablarle.
Mi novio por lo visto le dijo que me había visto en un par de ocasiones y que yo le había comentado que tenia que salir de Madrid ( en parte era verdad).

También se invento una historia de que lo había dejado con su novia, que ya no aguantaba mas, que estaba buscando casa… En este momento fue cuando me indico que comenzara a escribirle menos y que si podía ser las fotos ya no fueran tan sexuales… solo un poco picantes.



Alberto me contó que según León no había vuelto a tirarse a ninguna chica desde que hicimos el trió. Dejaba que mi novio llevara las riendas de esta historia, pero a la vez me daba pena León.

Por lo que me explico, mi novio intentaba que durante ese tiempo León no tuviera noticias miás, para dar un giro radical a la situación y que no tuviera ni idea de como iban nuestras vidas.

Aproximadamente a los 20 días volví a Madrid, mi novio me comento los detalles del plan.

El día 21 volví al gimnasio. Fui por la tarde, a la hora en la que León estaba prácticamente solo. Como anteriormente el gym estaba casi vació aun así no le vi por ningún sitio.

No había ido al gym a hacer deporte, en realidad solo quería hablar con León. Para disimular me fui a la zona de las colchonetas y me puse a hacer estiramientos, tenia que disimular.



Tras unos cuantos ejercicios, León apareció en la sala, estaba hablando con un hombre que se disponía a salir del gimnasio. En cuanto me vio, agilizo la despedida y vino corriendo hacia mi. Tenia la cara de ilusión de un niño pequeño.

León: joder que alegría Silvia… por fin….

Me puse de pie frente a el.

Silvia: Hola León, jejeje si la verdad es que si cuanto tiempo….

León: Y tanto no nos vemos desde que….

Silvia: calla jajaja ya se desde cuando no nos vemos…

León se acerco a mi y me dio un morreo, en un principio le seguí el juego pero rápidamente cambie de estado y dulcemente le aparte.



León: ¿que pasa?

Silvia: Las cosas han cambiado León.

León: ¿Que ha pasado?

Silvia: Bueno…. He conocido a alguien…

León sonrió incrédulo.

León: ¿lo dices en serio? Silvia la chica que no iba a tener novio, la fiera en la cama, ¿con un solo tío?

Silvia: Si… León… (se lo dije con un tono solemne)


León: Bueno…. Te creo… joder… me va a costar mucho esto, tengo unas ganas locas de estar contigo.

Silvia: Y yo….. (deje la duda en el aire) bueno no quiero darte mas malas noticias pero…. Casi no voy a poder venir al gym…. El puto trabajo…

León: Joder menudo día… bueno de eso quería hablar contigo, estuve hablando con Lara (la chica de recepción) y me comento que todavía no había formalizado tu alta en el gimnasio, así que le dije que la anulara, y puse que eras amiga miá, así que el año entero te ha salido por el precio de un solo mes…. ¿que te parece?


Silvia: Joder ahora me da aun mas pena haberte dicho lo del chico… jejeje… muchas gracias.

León: De nada.

Ya le había dicho lo importante así que pasamos al entrenamiento, no tenia ningunas ganas pero tenia que disimular. Durante todo el tiempo León no paro de meterme mano.



Estaba desesperado por recuperarme, pero Alberto me dijo que no le siguiera el juego. Era el quien se iba a encargar de la siguiente parte del plan y probablemente León estaría encantado con la situación, tan solo había que esperar un par de días.

Termine el día en el gimnasio y volví a casa disgustada con el estado en el que había dejado a León. Al llegar y ver mi cara Alberto, decidió adelantarme la siguiente parte del plan.

Alberto paso parte de la noche hablando con León por teléfono y whatsapp, el le comento lo que le había dicho Silvia en el gym, pero mi novio no le dio importancia e hizo incapie en quedar al día siguiente para hablar.

Yo ya sabia todo lo que tenia que saber simplemente debía seguir las instrucciones del plan.

León aprovecho el día siguiente para pedírselo libre y así poder quedar con mi novio. Yo me fui a primera hora del día al trabajo, aproveche que tenia que arreglar una documentación con mi jefe. Salí de casa elegante pero sexy, como casi siempre que iba a mi trabajo, también salí con la certeza de lo que iba a pasar con Alberto y León.

----------------------------------- Alberto y León--------------------------------------------------

Alberto quedo con León en nuestra casa, el no sabia donde vivíamos así que no tenia por que saber de quien era la casa. A la hora indicada llamo al telefonillo, mi novio le abrió y subió a casa. Si hubiera sido mas espabilado y hubiera echado un vistazo al buzón se habría fijado que ponía el nombre de los dos, aunque por otro lado no tenia por que dudar.

Alberto le recibió en la puerta invitándole a pasar.


León: Buenas tío ¿que tal?

Alberto: Pues ya ves… jejejeje

León: joder … menuda casita te has agenciado.

Alberto: Ya me gustaría, no es miá, pero luego te cuento mejor…. Tomate una cerveza.

Alberto le enseño la casa mientras se tomaban la cerveza. León se dio cuenta del toque femenino y le interrogo. Pero mi novio volvió a posponer la conversación.
Volvieron al salón y continuaron charlando de todo, pero el tema de conversación principal, por mucho que lo evitara mi chico, era yo.

León comenzó la retahila de halagos hacia mi, y de preguntarse el ¿por que pasaba de el?. En un momento dado de la conversación León saco el teléfono móvil enseñándole a mi novio fotos.



León: Pero mira tío…. Esta buenísima….



A mi novio le ponía la situación pero tenia que hacerse el indiferente.

León: Y mira lo que me envió hace poco.

León le enseño unos cuantos selfies que le envié estando en Asturias.



León: Joder y eso que ahora tiene novio…. Me lo dijo el otro día.



Llego el momento de la verdad. Mi novio cambio la cara con esa ultima frase de León.


Alberto: Joder tío …. soy yo.

León: eres tu… ¿el que?

Alberto: Su novio…. Bueno…. Su pareja… su rollito…. No se como explicártelo.

León: Estas de broma ….. ¿no?

Alberto: No tío no sabia como decírtelo, no parabas de hablar de ella….

León: ¿Pero que me estas contando? ¿como? ¿cuando?….. cuéntamelo.

Alberto: Pues mira tío, el día que fuimos a tu casa… ¿te acuerdas que la acerque a casa?…

León: Si

Alberto: En el coche hablamos de mi novia, y no se por que me abrí y le conté como me sentía, al llegar a su casa me invito a subir y continuo aconsejadome, íbamos un poco bebidos de antes así que sin querer una cosa llevo a la otra y nos liamos….

León: Pero …. antes también se había liado conmigo ¿eso no significa nada?

Alberto: Bueno….. no se tío, fue distinto, le debí gustar, me refiero a mi forma de ser…

León: No se de que me extraño si de jóvenes me las quitabas a todas…. Y eso que yo tenia esto entre las piernas. Pero tu sabias como hablarlas.

Alberto: Eso es cierto…. Bueno el tema es que me dijo que se iba de Madrid unos días, durante ese tiempo hablamos por teléfono, y fue justo cuando lo deje con mi novia… se lo dije, encima no tenia donde caerme muerto sin casa ni nada… ella me dijo que llamara a su hermana, que la había dicho que me dejara las llaves de su casa para que tuviera donde ir…. Y así lo hice.

León: Estoy flipando.

Alberto: Cuando volvió del viaje yo me había instalado aquí, pero por que ella me dijo que no le venia mal una ayuda con el alquiler… en principio era como un compañero de piso, pero al tercer día estado aquí su actitud conmigo era como el de una novia…. Y bueno tío una cosa llevo a la otra.

León: ¿osea que esta es su casa?…. Joder tío….. flipo… y yo os presente….

Alberto: Si tío.

León: Por eso pasa de mi…. Como somos amigos…. Bueno tío, te juro que no se que decir… me alegro mucho en serio… aunque por otro lado te envidio.

Alberto: Lo se tío y lo entiendo, te la tirabas jajajjajajaja me invitas a un trió con ella y me la llevo… pero ahora en serio, quería contártelo, pero no sabia como hacerlo, y a ella le caes bien… tenéis confianza y se sentía mal quería contártelo.


León: Ok lo entiendo…. Tu estabas jodido por lo de tu novia…. Bueno ex…. Y ella es increíble, me alegro por vosotros.

Con esta ultima frase parecía que León dio por zanjada la conversación sobre Silvia. Alberto me dio un toque al móvil, señal de que podía volver cuando quisiera a casa. Yo en aquel momento me encontraba ya de camino.

León: ¿bueno y que tal la convivencia con ella?

Alberto: Increíble… es muy buena chica.

León: No quiero ser entrometido … jejejeje pero ahí confianza tío…. ¿es tan fogosa como…. Ya sabes?

Alberto: Bufffffff…. Mas…. ¿sabias que trabaja en una tienda de lencería?

León: No tenia ni idea tío… no hablábamos mucho de nuestra vida privada….

Alberto: jajaja ya, ya, ibais mas al lio…. Pues imaginate el armario de Silvia…. Flipas….

León: Yo siento tener que decirte que sigo viendo los videos….

Alberto: jajajaja lo entiendo…. Pero espero que se te pase…. Jajajajajajaja

León: Con el tiempo…

Casi media hora mas tarde llegue a casa. Cerré la puerta y fui directa al salón. Como he comentado antes iba elegante pero sexy. León ya estaba mirando hacia la entrada antes de que apareciera en el salón. Se puso de pie rápidamente para saludarme.



León: Buenas Silvia….. jejejejejeje…. Menuda sorpresa….

Me dio dos besos, acercándome a el con la mano en mi cintura.

Silvia: Hola León….. ya lo sabes todo ¿eh?…..


León: jejejejeje si.

Silvia: ¿y que te parece?


León: Me alegro por vosotros.

Mi novio se acerco a mi y me dio un beso en los labios.


Alberto: ¿que tal?


Silvia: Muy bien ¿y vosotros?


León: jajaja como me choca esto… jejejeje

Silvia: jajajajajaja me lo imagino….

León: Hace unos días…..

Silvia: Si, follando, puedes decirlo…. Ajajajjajaa

León: jajaja Si, hace unos días follando y ahora eres novia de mi amigo.

Silvia: Bueno, son cosas que pasan jejejeje… ¿habéis comido?

Alberto: No todavía no pero la tengo hecha en el horno.

Me fui a la habitación a cambiarme y ponerme algo cómodo mientras Alberto ponía la mesa con León.

León: Joder tío en serio me choca mucho esta situación.

Alberto: Pues si quieres que nos veamos a menudo tendrás que acostumbrarte…

León: Si, si lo se… pero ahora mismo me choca…. Jajajaja

Volví al salón con una minifalda vaquera y un top.

Silvia: Buenos sentaros a la mesa que saco yo la comida.

Ambos se sentaron en la mesa, yo me fui a la cocina a sacar los canelones que había hecho mi novio. La mesa estaba colocada de tal forma que se podía ver la cocina desde allí. Alberto había sentado a León de frente a la misma. Y yo me agache aposta dejando mis cachetes a la vista de León.



Su reacción no fue la esperada. Ya que como habíamos hecho en otras ocasiones esperábamos que se pusiera malo sin mas. Pero León era una persona de instintos primarios.


León: JODER SILVIA MENUDO CULAZO

Lo dijo gritando. Alberto miro hacia donde yo estaba, el sabia lo que iba a hacer pero tenia que disimular.

Alberto: jajajaja cariño…. Se te ve todo….


Silvia: ups…

Rápidamente me agache para tapar mi culo.


Alberto: Y tu tío…. Un poco de calma… ajjajaja


Silvia: Bueno dejale si total lo que no haya visto ya…. Jajajajajajaja

Alberto: es verdad…. Ajjajajaa

Todos reímos, la semilla estaba mas que plantada. Con León la siguiente parte del plan iba a ser pan comido.
La charla durante la comida trato sobre todo, en como nos liamos, enamoramos y convivimos. Todas las preguntas de León iban por ese camino. Nosotros improvisamos todo lo que pudimos. Debíamos aparentar estar muy felices juntos.

Tras la comida León pidió una copa, no parecía tener prisa por dejarnos solos.
En el sofá me fije que su polla luchaba con el ancho de los pantalones. Todo lo que le estábamos contando le ponía cachondo, sin que se diera cuenta se lo dije a mi novio.




Alberto: ¿Puedo enseñarle la foto que te hice el otro día?

Yo no sabia de que hablaba pero le seguí el juego.


Silvia: No se yo…..

Alberto:…. No pasa nada….

Silvia: Bueno…

Me senté en el sofá, mi novio estaba entre los dos. Entonces Alberto abrió una carpeta de la tablet. Nada mas ver la carpeta supe que fotos le iba a enseñar, eran antiguas pero daba igual, eso León no lo sabia.


Alberto: Mira.

Las fotos eran de una vez que me disfrace en plan “porno chacha”. Que yo supiera en esa carpeta no había muchas fotos.

Empezó de la menos fuerte a la mas fuerte.




León: Joder Silvia que sexy.


Alberto: jajajajaja pues el otro día llego a casa y me estaba esperando así…. Buffff.

Silvia: Oye…. Jajajajajaja

León: Joder que envidia.


Silvia: Pero si tu ya lo has tenido…. Golfo

León: jajajaj y antes que el.

Alberto hizo como que no se daba cuenta y paso una foto mas en la que salia completamente desnuda.




León: Joder que follada tienes Silvia.

Silvia: Joder, deja ya las fotitos….

Alberto: Lo siento, tienes razón….

Alberto dejo la tablet, nos terminamos las copas y tras un buen rato conseguimos que León se fuera de casa.

Cuatro horas después de que se marchase de casa recibí un whatsapp.

León: “¿no vas a echarla de menos?"

Se acababa de hacer una foto.


Silvia: jajajajaja mira lo que me manda tu amigo.




Alberto: ajajajajaja no respeta ni que seas mi novia.

Silvia: ¿de eso se trata no? Jejejejejeje

Conteste su whatsapp con un “no sigas enviándome esas cosas, aunque sabes que si”.
Estuvimos puliendo los detalles del plan aunque de momento iba todo como la seda.

La mañana siguiente continuo como si nada, lo único importante fue el mensaje que envió mi novio a León, diciéndole que hoy por la tarde, iba a pasarme a recoger las cosas del gym, por que probablemente no podría volver a ir (por lo del horario del curro). Era mentira ya que tengo un horario muy flexible, pero era parte del plan.

Cuando llego la hora me fui al gimnasio, iba vestida con la ropa deportiva ya que quería aprovechar la tarde. Llegue a una hora en la que pillaría a León entrenando a uno de sus clientes. Sin que se diera cuenta me puse a hacer mis tablas.

Tras 30 minutos, vi salir al chico con el que estaba, el gimnasio volvía a estar vació como de costumbre. Así que aproveche. Me puse frente al espejo y comencé a hacerme selfies.
León ya estaba en la sala acercándose a mi, pero yo seguí como si nada.



León: ¿Que haces?

Silvia: jejejeje que susto

Me tire otra foto bajándome un poco el pantalón y enseñando el culo.



León: …..¿?


Silvia: jajajaja unas fotos para Alberto.

León: me ha avisado de que venias a recoger las cosas.

Silvia: Si, pero me he quedado para aprovechar la tarde….¿me puedes hacer un favor?

León: Dime

Le pase mi móvil y le dije que me tirara el las fotos. Al principio dudo pero luego hizo lo que le pedí.

Primero me baje un poco el pantalón por debajo, sonriendo a la cámara.



Luego me puse en pompa.



Y por ultimo me saque los pechos.




León: Joder Alberto va a flipar… pero ¿no se va a preguntar quien te ha hecho las fotos?

Silvia: jajajaja… no pasa nada le digo que has sido tu y punto.

León: Se cabreara….

Silvia: No te creas, de momento estamos empezando así que no le conviene ser celoso…


León: jejejejeje

Silvia: Sino le doy puerta…. Si me sobran pretendientes… ajjajajaja

Tenia la bolsa con mis cosas al lado. Así que al agacharme para guardar el móvil, León aprovecho y pego su paqueton contra mi culo.




Silvia: Estate quieto.


León: Joder Silvia me pones malismo…. Encima no vas a volver al gym.

Silvia: Ya….. y mira que me gustaba… pero…. No puedo… Bueno León en serio, me tengo que ir. Cuando todo esto este mas calmado y entiendas la nueva situación hablamos….¿ok? No quiero perder el contacto….

Le acaricie la cara, le di un beso en la mejilla y me fui del gimnasio.

Esa misma noche Alberto comenzó la siguiente parte del plan. Escribió de nuevo a León.
Alberto: Oye tío, ha venido Silvia ha casa un poco cabreada por tener que dejar el gym. Y se me ha ocurrido una idea.

León: Dime

Alberto: Tu eres entrenador y me contaste que dabas clases fuera del gimnasio.

León: Si, ¿que quieres que la entre?

Alberto: La mola hacer deporte, se que tienes mucha gente pero quizá puedas sacar tiempo para darla clases un par de días a la semana. Aquí mismo en casa.

León: Claro, ademas ahora que no la tengo en el gimnasio sigo teniendo una plaza libre.


Alberto: Pues si quieres mañana por la tarde ven y la damos una sorpresa.

León: Dalo por hecho.

Acababa de dar el mejor regalo que podía a su amigo. Probablemente León tenia algo mas en mente que darle clases de fitness, pero Alberto quería aparentar que confiaba en su amigo. Así que lo preparo todo.

Yo estaba a su lado leyendo impaciente la respuesta de León aunque confiaba en que fuera justo esa.

Alberto: Bueno…. Pues ya esta

Le di un besazo en la boca, mi novio era un maestro en la manipulación.

La mañana siguiente se me hizo condenadamente larga. En cuanto comimos Alberto se preparo. A las 18:00 de la tarde el telefonillo sonó, probablemente era León.
A los 5 minutos entro por la puerta de casa, con una bolsa de deporte.


Alberto: Hola

Silvia: ¿Que haces aquí?

León: Alberto me comento que te daba pena lo del gym.

Silvia: Si….¿?


León: Pues el gym viene a casa… jejejejeje


Silvia: No lo entiendo

León: Sabes que soy entrenador personal y que doy clases fuera del gym, me falta una clienta y tu necesitas un entrenador…. Pues ya esta…

Mire a mi novio con la boca abierta, fingiendo sorpresa.

Alberto: ¿que te parece?

Silvia: Joder muy bien.


León: Venga pues cambiate y al lio… ¿donde podemos ponernos?


Alberto: En la terraza se esta bien pero ahora hace mucho calor, tengo que trabajar, así que si queréis ir a la habitación que es muy grande y cuando no este podéis venir aquí al salón...¿?


Silvia: Buena idea…. Bueno voy a cambiarme.

León: Te sigo


Alberto: ehhh tu quieto parado, que primero tiene que cambiarse.

León: Si ya la he visto desnuda…..

Alberto: jajajajajaj no seas tan espabilado…

León: Era broma.

Tenia preparada la ropa, pero me hice de rogar. Me puse unas braguitas deportivas, se las llama así, pero en realidad es un tanga, un sujetador deportivo y unos calentadores en las piernas. Tras unos minutos llame a León.

Silvia: ya estoy…


Alberto: Es la habitación del fondo a la izquierda.


León: Ok.

Alberto: Si necesitáis algo llamarme…

León: Ok…

Alberto: No, quiero arrepentirme

León: No, en serio… confiá en mi.

Yo mientras tanto estire dos colchonetas que tenia en el suelo de la habitación. Cuando León entro yo ya estaba en el suelo estirando las piernas.




León: Jooooooooooder, esto va a ser difícil


Silvia: ¿que dices?


León: no nada nada sigue calentando.

Me puse de pie y continué con otro ejercicio, despaldas a el mi culo botaba, mientras sus resoplidos se escuchaban una y otra vez. Le costaba controlarse.




Todos los ejercicios de estiramiento que hacia le ponían cachondo.
Primero puse mi culo en pompa y el me ayudo a doblar la espalda.



Mas tarde le enseñe mis dotes de cuando hacia gimnasia rítmica, aunque el ya lo sabia del ultimo polvo que echamos.



Con todo esto lo único que pretendía era sacarle de sus casillas y que intentara algo mas. Pero no había manera. Por si ocurría esto, Alberto y yo teníamos pensado un plan B.
Llame a mi novio.

Alberto: Dime ¿necesitáis algo?…

Silvia: Si, puedes traernos la botella de agua… ¿quieres un refresco León?…

León: No estaría mal.

Mi chico vino con la botella de agua y una de aquarius. Se acerco a mi.

Alberto: (en un tono suficientemente alto para que León le escuchara) Cariño, tengo que irme al curro, tienen un problema y tengo que ir, tardare un rato. Luego te llamo.


Silvia: Vale amor, avisame cuando vengas para ver si no es muy tarde y me puedes hacer un favor.

Alberto: ¿el que?

Silvia: Tenia que pasar por la tintorería, pero todavía no me han llamado, avisame y si me llaman te pasas que te cae de camino.

Alberto: Ok

Le di un beso.

León: Hasta luego

Alberto: … Adiós, portaros bien

León: Si, no te preocupes.

Hicimos una pequeña pausa para hidratarnos, mientras tanto la puerta de casa sonó al cerrarse. Mi novio acababa de gastar el ultimo cartucho y no lo iba a tirar esta oportunidad.

Silvia: Mira….

Comencé a doblar mi cuerpo, contorsionando mi espalda de tal manera que mis labios se salían de la braguita. 



León: Madre miá Silvia como puedes hacer eso….

Silvia: jejeje ya ves…

Lo que ocurrió a continuación no creo que fuera a posta, pero León se agacho sobre un banco de abdominales que tenemos y al hacerlo, el pantalón se quedo enganchado, provocando que todo su rabo saliera por la pernera.



Silvia: Joder…….. tío……

León: Lo siento Silvia…. Te juro que no lo he hecho a posta, se lo he dejado claro a Alberto.

Mire hacia la puerta, luego volví a mirar hacia su polla.

Silvia: ¿El que le has dejado claro?

Se disponía a responder cuando me abalance a su polla, con mi boca abierta.



León: pues….. jooooder….

Silvia: Dime…..

León: Joder…. Silvia… le he … dicho que … no iba a intentar … nada contigo….

Silvia: mmmmm …. pero yo no le he dicho que no fuera a intentarlo yo…. Mmmm que ganas….

Realmente tenia ganas de esto, el plan era cojonudo pero me estaba sacando de quicio y no sabia cuando iba a llegar este momento.

Silvia: Como la he echado de menos dios…..

León: mmmm ¿si?…..

Silvia: si…. Es gigantesca…. Como para olvidarla….

León: Joder yo si que tenia ganas zorra y tu engañándome con que ahora eras de un solo tío.

Pare de golpe.

Silvia: Ehhh no te equivoques, Alberto me gusta y no quiero que se entere pero….

León: Pero eres mucha mujer para el solo…

Silvia: Pero necesito una polla como la tuya dentro… de vez en cuando.

Me subí al cuadro de abdominales y me baje las braguitas.

Silvia: Así que ya sabes…

León se coloco corriendo detrás mio y metió su polla hasta dentro. Pegue tal grito que hasta León, me aviso de lo cantosa que era.



Silvia: Es mi puta casa, y Alberto no va a volver hasta tarde … así que FOLLAME… JODER.

 
León me follo con mas violencia que nunca, un par de sus pollazos llegaron a hacerme daño. Así que baje al suelo y sobre las colchonetas abrí mis piernas de par en par, mientras que mi mano sujetaba mis cachetes para facilitarle la penetración.



Silvia: Venga sigue……….. ahhhhhhhh

León: Joder …. estabas desesperada….

Silvia: Si que lo estaba … follame…..

Continuo con sus embestidas.

León: Joooder te vas a enterar puta….

León levanto mis caderas poniéndome de nuevo a cuatro patas, me agarro del pelo y comenzó a follarme con tanta fuerza que mis rodillas no conseguían aguantar la fuerza de sus golpes, cayendo sobre mi pecho. El en vez de parar, aprovecho que no podía moverme para penetrarme con mas fuerza.



Mis gemidos eran atronadores, podía escuchar su respiración en mi nuca.

 León: Joderrrrrrrrrr….

León soltó una lefada dentro de mi coño. Yo me quede tirada en el suelo. Tras unos segundos me levante agarre de la mano a León y me lo lleve al cuarto de baño, encendí la ducha y me metí dentro.

Silvia: Vamos, no hay tiempo que perder….

León entro conmigo en la ducha, yo le eche gel y comencé a untarselo por el cuerpo haciendo incapie en su gigantesca polla.



Salí de la ducha mientras el continuaba bajo el agua.

Agarre una toalla y se la acerque para que se secara.



León: ¿Por que tanta prisa? Si Alberto ha dicho que va a tardar…

Silvia: Por eso mismo… vamos al salón que tenemos que seguir follando.

León: ah jajajaja ok.

 
Llegue antes que el y aproveche para dar un toque al móvil de mi novio. Esta era la señal de que León había picado. Me tumbe y comencé a masturbarme frenéticamente.
Mi amante y entrenador llego al salón, no se si era por lo que acababa de decirle en la ducha o por verme masturbándome como una posesa en el sofá, pero su polla volvía a estar tiesa y dura.



Iba a abalanzarse sobre mi pero rápidamente me aparte obligandole a tumbarse en el sillón, ,me puse a cuatro patas y gatee de nuevo hasta su mástil.

León: Jooder Silvia…. ¿sigues con hambre?


Silvia: No te lo puedes ni imaginar.

Me volví a meter su polla en la boca, tragandomela entera. El no se había percatado pero la música que habíamos puesto en la habitación mientras hacíamos deporte continuaba sonando y a gran volumen.
León simplemente disfrutaba de la mamada que le daba la puta de la novia de su amigo. 



Una de sus manos se poso sobre mi cabeza marcándome y forzando su propio ritmo.

En ese momento la puerta se abrió y Alberto entro, yo no la escuche y León no la vio, ya que estaba a nuestras espaldas, de todas formas lo hizo silenciosamente como habíamos quedado. Llego hasta el salón y se coloco de tal manera que la escena quedaba justo de frente.
Podía ver a León completamente estirado en el sofá y a mi tragándome su rabo.

Alberto: Esto es increíble.

En ese momento ambos giramos la cabeza y nos quedamos boqui abiertos.


León: joder lo siento Alb…..

Mi novio volvió a cortar la frase.

Alberto: No digas nada, si es normal…. A ella le gustas y tu te la follas de puta madre, que esperaba si hacia solo 20 días que te la estabas tirando…. Y encima te meto en casa como profesor suyo.

León intento apartarme pero yo le forzaba a mantener la postura.

Silvia: Bueno…. Como tu dices ¿que esperabas?

Yo volví a meterme la polla de León en la boca y continué la mamada, para León esto era surrealista, la novia de su amigo continuaba chupándosela, siéndole indiferente que su novio la hubiera pillado.

Volví a parar para hablar.

Silvia: Llevamos 2 semanas juntos…. Y esto es solo sexo… no seas antiguo… ademas mira que rabo.

Cogí la polla de León y se la enseñe a mi novio.


Alberto: No si no digo nada solo que lo entiendo….

Mi novio se sentó frente a nosotros.


Alberto: León… no te preocupes puedes continuar…. Ahora somos novios pero ¿que puedo hacer?… tu me la presentaste en un trió… no puedo pedirle que no folléis…

León dudo durante unos segundos.

Silvia: Ya viste en el trió que esto le molaba así que no te desconcentres

León: ¿en serio?

Silvia: Eso parece… te ha dado el visto bueno ¿que mas quieres?

Alberto: En serio tío, eres mi amigo y a mi novia le pones mucho…

León levanto la ceja, acepto lo que le dijo mi novio y continuo disfrutando de la mamada.
Tras un rato mi novio se levanto se bajo los pantalones y se acerco por detrás con su polla dispuesta para entrar en mi coño. Durante un rato fue como en el anterior trió, follándome mi novio y chupándosela a su amigo.



Lo raro fue cuando se levanto y se fue al baño, dejándome solo con León. Ni siquiera se corrió.

León: Joder….. que morbo… ¿no se habrá mosqueado?

Silvia: yo creo que se conforma con tenerme…. Mmmmm

Tras 1 minutos mas León se corrió en mi boca. Justo en ese momento mi novio apareció de nuevo en el salón.


Silvia: buffff….. ¿tienes sed?

León: Si


Silvia: Cariño ¿nos traes algo de beber?

Mi novio se fue a la cocina y nos trajo una bandeja con refrescos, cervezas y agua.
Yo continuaba con la corrida en la boca.




Silvia: Joder que bien camarero… jejejejeje

Alberto: De nada jeje toma coge algo Saul.

León cogió una cerveza la abrió y le pego un buen trago.

Alberto: ¿Cuanto lleváis dándole?


León: Pues una hora o mas….

Alberto: Joder que aguante.

Silvia: de todas formas tu has llegado muy pronto…

Alberto: Joder encima tendré yo la culpa, llego a casa y me encuentro a mi novia follando con mi amigo y tengo la culpa.

Silvia: jajajajaja no tonto, jajajaja pero me has sorprendido, sino hubieras llegado tan pronto o me hubieras avisado como te he dicho ni te hubieras enterado… no tendrías que haberlo visto ¿pero que esperabas? Me dejas con un tío con el que he follado y con mas de 27 cm de polla….

León estaba alucinando con la pasividad de Alberto y mi descaro.




Silvia: a de mas mira…… esto…. Necesita que le den …. caña…..

Comencé a bailar sobre el sofá sobando mi cuerpo.


Silvia: Y cariño….. tu…. Solo…. No…. Puedes…..


Alberto: Ya lo veo ya … menos mal que me ayuda León ¿eh?


León: Por mi encantado amigo jeje, yo no quiero que discutáis por mi…


Alberto: No si no hay discursion alguna, me parece bien, no puedo hacer nada, pero por favor no seáis cantosos no quiero que se entere la gente….

Esto ultimo alucino aun mas a León, le daba autorización para repetir cuando quisiera.

 
Silvia: Bueno ya le has oído

Pare de bailar y tocarme y me tumbe al lado de León con las piernas abiertas.

Silvia: Continua…. Venga.

León seguía dudando, en parte era comprensible, su mejor amigo, mi novio, estaba al lado. Mire disimuladamente a Alberto y el comprendió lo que quería. Volvía a levantarse del sofá y nos dejo de nuevo solos.


León: joer….

Le facilite la decisión, le agarre por las caderas indicándole que se colocara entre mis piernas. Aunque con dudas se ubico donde le pedí y muy lentamente volvió a meter su polla en mi interior.

Su cuerpo estaba completamente rígido, sus tersos músculos en tensión como si estuviera haciendo flexiones con cada golpe de cadera. Cerro los ojos, supongo que para concentrarse y dejar de pensar en la pillada que nos acababa de hacer mi novio.

Silvia: Ahhhh, así, follame….

De vez en cuando mi lengua buscaba a la suya, mientras continuaba gritándole lo bien que lo hacia y lo mucho que me gustaba.

Silenciosamente mi novio regreso al salón y se sentó de nuevo a nuestra espalda. Se saco la polla y comenzó a masturbarse mirándonos.



Yo podía verle, y le sonreía. Al fin y al cabo el plan había salido a la perfección, León sabia que eramos novios, aunque en realidad no sabia que desde hacia años. Pero lo importante era que aun así quisiera seguir follándome y encima habíamos conseguido que lo hiciera delante de mi novio. Así Alberto podria disfrutar viéndonos o participando.

Mis gemidos y gritos fueron en aumento. León abrió los ojos para ver mi cara de placer, yo le sonreía mientras me corría. El tampoco aguanto mas.



Su polla expulso todo el semen que quedaba en su interior, sin parar de bombear ni empujar.

Silvia: Ahhh joder León…. Siiii

León: ¿te ha gustado?

Silvia: jejeje sabes que me ha encantado.

Le di un morreo. Se incorporo y se dio cuenta de que mi novio estaba atrás, limpiandose con un clenex la punta de su polla, se la acababa de cascar mirándonos.

Silvia: ¿y a ti te a gustado?

La verdad es que si… menudo polvo.


León: jeje…

Tras unos minutos de reposición de fuerzas, León se vistió y marcho a su casa. Durante los siguientes días, las conversaciones entre León, Alberto y yo misma, trataron sobre lo mismo. Lo raro de la situación, lo morboso, ¿si era lo correcto?.
Mi novio intentaba convencerle de que no pasaba nada, yo de que necesitaba que me follara. Al final entre todos conseguimos crear una especie de calendario de entrenamiento “sexo”.
León me visitaría regularmente para satisfacer mis necesidades, de cara al publico Alberto era mi novio y participaría, miraría o nos dejaría a solas a placer.

Alberto y León quedaban cotidianamente como cuando eran niños, así que desde un punto de vista practico fue un final feliz....





6 comentarios :

  1. Tengo el asunto bien hinchado jeje, no te olvides de terminar los otros pls

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. ¿que mas quieres? tengo otros 6 relatos mas abiertos... y aun mas largos jajaja no puedo eternizarme con mini relatos a peticion del publico como es el caso de esto, lo siento jejeje si quieres uno sobre un tema personalizado escribenos a nuestra direccion y haz tu propuesta. un saludo y gracias por leernos.

      Eliminar